¿Y al final quiénes son los culpables?

 

 

 

En la tercera edición de la Clásica Coopeguanacaste – Cemex de ciclismo, que se realizó hace pocas semanas en la provincia de Guanacaste, ocurrió unos de los accidentes más impresionantes en toda la historia del pedalismo de ruta en Costa Rica; seis ciclistas fueron embestidos por un automóvil y al menos tres de ellos estuvieron a punto de perder la vida.

A pesar de lo fuerte del impacto, por fortuna no hubo pérdidas humanas que lamentar pero aún no se tiene claro de quién realmente fue la culpa o quién es el responsable de que el accidente sucediera.

Algunos señalan al conductor pues a pesar de percatarse de que había una competencia en desarrollo no tuvo la prudencia de caso, prefirió acelerar a sabiendas que podría enfrentarse a una situación riesgosa y en lugar de verificar  que no había riesgo tanto para él, sus ocupantes, los ciclistas y demás conductores, prefirió acelerar.

Otros han señalado a los mismos ciclistas quienes, según los expertos en la materia, siempre en este tipo de eventos son advertidos por los jueces de ruta para que solo utilicen un carril, el derecho.

También se ha puesto en la mira a los jueces ya que en algunas oportunidades observan a los ciclistas invadiendo el carril izquierdo y poniendo en riesgo su integridad y la de los conductores y ni los sancionan ni expulsan como señala el reglamento.

Los oficiales de tránsito no se escapan a las críticas y también son señalados, en vista que ellos saben que en Costa Rica a los conductores imprudentes les molesta tener que detenerse para darle paso a una carrera de atletismo, triatlón, ciclismo, un entierro e incluso a un acto religioso. En algunos casos, se limitan a hacerles señales a los conductores para que se orillen, como ocurrió en esta ocasión, y no se esfuerzan en prevenirlos debidamente para que, si ruedan, lo hagan con prudencia.

Y por último están los organizadores, quienes a pesar de la titánica tarea que llevan a cabo para organizar los cada vez más complicados eventos deportivos en carretera, no cuentan con el personal de seguridad privado necesario para escoltar debidamente a los ciclistas o corredores, en vista que se distraen en otras necesidades y eso causa que se den este tipo de accidentes.

Solo eventos llamados Triple A, como la Vuelta a Costa Rica 2.1, tienen el derecho al cierre de carreteras y aun así ya hay antecedentes de accidentes fatales, como el sufrido en el 2010 por el cubano Raúl Granjel, atropellado cuando un vehículo salió de una finca al paso por Esparza a pesar de que el paso de automóviles estaba controlado. Un triste incidente que alejó totalmente del deporte al pedalista isleño.

A nuestra humilde opinión todos tienen una parte de responsabilidad, desde el organizador del evento que no apoya a un juez de juzgamiento cuando notifica que hay que expulsar a un ciclista por transitar por el carril izquierdo y prefiere no hacerlo para que no se le desvirtué el evento o entrar en conflicto con los equipos.

Igual los oficiales que, en ocasiones, cuando andan escoltando las etapas de la carrera, se topan a conductores que hacen caso omiso a sus señales para que se detengan y no coordinan con la base de la zona para que sean sancionados y la próxima vez se detengan y así se eduque a nuestra población de que todos tenemos derecho a la carretera.

Los ciclistas, de la misma forma,  pues a pesar de que los apoyamos en carretera y nos emocionan con sus destrezas y conquistas porque amamos este deporte, en ocasiones no se cuidan y los vemos rodando por el carril izquierdo y tapándose el viento con los automóviles; lo que también en varias oportunidades ha provocado accidentes.

Todo esto nos debe dejar claro que tenemos que aprender de este y todos los sucesos que se han dado en los últimos años y dejar de buscar un culpable cuando todos debemos poner de nuestra parte; desde el ciclista profesional hasta el chofer más experimentado, organizadores, oficiales de tránsito, jueces.

Viene el giro nacional y deseamos que los temas que toquemos sean meramente deportivos, que hablemos de los buenos aportes de los equipos extranjeros y de la lucha que dan los nacionales, y no de las impudencias de unos y otros.

Y vamos más allá, en carretera seguimos viendo a ciclistas que quieren andar uno junto al otro platicando y no en fila india para utilizar el metro y medio correspondiente, con lo que ponen en riesgo a los conductores y a ellos mismos.

Amigos de andresbrenesdeportes.com: Si no nos unimos no vamos a salir adelante con este tema, así que pongamos todos un poco de cada uno y dejemos de señalar culpables. Si aportamos reducimos accidentes y evitamos seguir viendo este tipo de situaciones en nuestras carreteras, las cuales nada tienen que ver con el deporte y lo único que traen es dolor a nuestras familias…

Redacción andresbrenesdeportes.com

Foto cortesía EXTRA-TV 42