Una historia de 1000 carreras

AFP

Con motivo del Gran Premio número 1.000 en la historia de la Fórmula 1, que se disputará este fin de semana en China, repaso a los circuitos que alimentaron la leyenda de la categoría reina del deporte del motor:

. Interlagos (Brasil): 36 GP desde 1973

Brasil ha dado a la Fórmula 1 algunos grandes campeones (Emerson Fittipaldi, Nelson Piquet y Ayrton Senna suman entre los tres ocho coronas mundiales) y algunas de las mejores carreras de la historia en el circuito de Interlagos, en Sao Paulo, en un ambiente único. Desde 2004 se disputa al final de la temporada, por lo que en él se han decidido varios campeonatos. Inolvidable fue el desenlace de 2008: el brasileño Felipe Massa ganó la carrera y durante unos segundos se creyó campeón del mundo… hasta que el británico Lewis Hamilton adelantó al alemán Timo Glock en la última curva y ganar la corona ¡por un punto!

. Nürburgring (Alemania): 40 GP entre 1951 y 2013

AFP/Archivos / Jean-Loup Gautreau El piloto Michael Schumacher salta de alegría tras imponerse en el Gran Premio de Europa de Fórmula 1, el 1 de octubre de 1995 en el circuito alemán de Nurburgring


En el oeste de Alemania se encuentra el circuito de Nürburgring, que ha albergado el Gran Premio de Alemania, el de Europa y el de Luxemburgo en trazados diferentes. El originario, la Nordschleife (la sección norte) o ‘Infierno Verde’, está considerado como uno de los más peligrosos del mundo, donde cinco pilotos fallecieron en accidentes. En 1976, la pista de más de 20 km y 176 curvas fue el escenario del accidente que marcó la historia de este trazado: el que sufrió el austriaco Niki Lauda, que milagrosamente sobrevivió después de que su auto se incendiase tras topado con la valla de seguridad y chocado contra varios monoplazas. Poco utilizado por la Fórmula 1 desde entonces, la Nordschleife continúa siendo utilizada por otras categorías.

. Mónaco: 65 GP desde 1950

Trazado en las calles de Mónaco, el circuito debe su fama tanto a la habilidad que demanda a los pilotos por la estrechez de la pista como por el ambiente de brillos y lentejuelas. Es la carrera que todo piloto sueña con ganar, también porque muchos de ellos tienen su residencia en el Principado. Con seis victorias (cinco de ellas consecutivas), Senna es el maestro, por delante del británico Graham Hill y el alemán Michael Schumacher (cinco). Las ediciones de 1966 y 1996 pasaron a la historia, porque sólo acabaron la prueba cuatro y tres monoplazas respectivamente.

AFP/Archivos / Eric Feferberg El piloto de McLaren Ayrton Senna se prepara para una sesión clasificatoria para el Gran Premio de Italia de Fórmula 1, el 7 de septiembre de 1991 en Monza

. Monza (Italia): 68 GP desde 1950

Desde su creación en 1950, el Mundial de Fórmula 1 hace cada año una parada en el circuito de Monza, al norte de Milán, el más rápido de la temporada con sus largas líneas rectas enlazadas con chicanes y curvas muy rápidas. El finlandés Kimi Räikkönen (Ferrari) firmó en 2018 la vuelta más rápida de la historia a este trazado, en 1 min 19 seg 119/1000, ¡a 263,587 km/h de media!. A finales de los años 1950, la pista contaba con un anillo de velocidad, actualmente abandonado pero que sigue siendo un lugar de peregrinación.

. Reims (Francia): 11 GP entre 1950 y 1966

AFP/Archivos / -El piloto de Fórmula 1 Luigi Villoresi toma una curva seguido por Alberto Ascari y Mike Hawthorn en el Gran Premio de Francia de 1953, el 5 de julio de ese año en el circuito de Reims


Sede del primer Gran Premio de Francia en 1950, el circuito de Reims-Gueux era un trazado semipermanente en forma de triángulo, que tomaba prestadas carreteras habitualmente abiertas al tráfico, en las que se tuvo que cortar árboles y derribar casas para limitar los riesgos. Fue también el teatro de la victoria del italiano Giancarlo Baghetti en su primer Gran Premio en 1961 y el de la muerte de otra leyenda italiana, Luigi Musso, en 1958. Los circuitos de Paul Ricard, de Magny-Cours, de Rouen-les-Essarts, de Dijon-Prenois, de Clermont-Ferrand y de Le Mans también acogieron el GP de Francia.

. Silverstone (Reino Unido): 52 GP desde 1950

El circuito de Silverstone acogió la primera carrera de la historia de la Fórmula 1, el 13 de mayo de 1950, ganada por el italiano Giuseppe Farina (Alfa Romeo). Está situado sobre una antigua base de la Royal Air Force (RAF), muy cerca de la sede de la gran mayoría de las escuderías, que se concentran en un triángulo entre Birmingham, Londres y Bristol. Muy rápido, fue el escenario predilecto del francés Alain Prost y ahora de Hamilton (cinco victorias cada uno). Pese a su historia, su futuro en la Fórmula 1 más allá de 2019 no está asegurado debido a los altísimos gastos de organización. Los circuitos de Aintree y de Brands Hatch, también míticos, fueron igualmente escenarios de la prueba británica.

. Suzuka (Japón): 30 GP desde 1987

Particularmente popular entre los pilotos y los aficionados, el circuito de Suzuka presenta la singularidad de tener una forma de ocho, con un punto en el se cruzan dos tramos de la pista. Organizada a final de la temporada, en este trazado ganó sus tres mundiales Senna (1988, 1990 y 1991). En 1989 y 1990 también fue el escenario de batallas épicas entre Senna y Prost. Es en esta pista donde el francés Jules Bianchi sufrió un grave accidente en 2014 que le provocó su muerte un año después.

. Spa-Francorchamps (Bélgica): 51 GP desde 1950

Unánimemente elegido por los pilotos como uno de sus trazados favoritos, el circuito de Spa-Francorchamps, en la región belga de Ardenas, es el más largo del calendario actual (7,004 km). Muy rápido y ondulado, al trazado belga se le conoce como el ‘tobogán de las Ardenas’. Su parte más célebre es el Raidillon del Eau Rouge, un cuesta del 17% que se sube después de un atravesar un pequeño valle. Actualmente, los pilotos circulan por esta zona a fondo, a más de 300 km/h. Diseñado en 1921, el trazado original de 14,981 km tenía la forma de un triángulo y utilizaba carreteras abiertas normalmente a la circulación.

. Watkins Glen (Estados Unidos): 20 GP entre 1961 y 1980

El GP de Estados Unidos vivió sus primeras ediciones en Sebring (Florida) y Riverside (California) antes de disputarse en Watkins Glen, en el estado de Nueva York. Este circuito fue el escenario de los primeros éxitos del austriaco Jochen Rindt, de Emerson Fittipaldi o del francés François Cevert, que también falleció en ese trazado tras un accidente en 1973. Para los anales quedó asimismo la magistral victoria del canadiense Gilles Villeneuve bajo la lluvia en 1979.

. Zandvoort (Holanda): 30 GP entre 1952 y 1985

Situado a orillas del mar del Norte, a una veintena de kilómetros al oeste de Ámsterdam, el trazado neerlandés de Zandvoort serpentea entre las dunas. Muy rápido, allá se produjeron algunas salidas de pista espectaculares y a veces fatales, como las que costaron la vida a Piers Courage en 1970 y a Roger Williamson en 1973, que provocaron una modificación del recorrido. Cayó en el olvido tras su abandono en 1985, pero a finales de los años 1990 fue renovado y podría volver a acoger carreras de Fórmula 1 en un país que se apasiona con esta disciplina desde la aparición de Max Verstappen.