Ticas reinan el sub 20

Costa Rica con una gran demostración de juego en equipo, defensa y concentración, venció 3-1 a Guatemala (25-22, 23-25, 25-18, 25-20) para coronarse campeón invicto del XVI Campeonato Centroamericano U-20 de Voleibol.

Para Costa Rica representa volver al trono que ocupaba Guatemala, campeonas en 2011 y 2013, y sigue sumando como el máximo ganador de medallas de oro con 8, por cuatro de las guatemaltecas, que ahora logran su cuarta presea de plata.

Esta vez fue Edya Espinoza la máxima anotadora por las monarcas, con 22 unidades, pero se sumó Isla Johnson con 13 y 11 de Allison Font. Por Guatemala, la capitana María Renee García quedó con 25, su máxima producción en el torneo, y 11 de Sofía Gordillo.

 El partido fue muy parejo, con Guatemala dominando el ataque 46-42 y el bloqueo 6-5, pero Costa Rica fue superior en servicio con ventaja de 10-3. Además las costarricenses aprovecharon 41 puntos por errores del oponente, mientras cometían 30.

 Mariana Rodríguez, capitana de Costa Rica, todavía con lágrimas en su rostro, comentó que “fue un buen juego, honestamente pudimos haber dado más, jugamos como un equipo, como una familia, nos venimos a divertir, con un objetivo claro, que era ganar. Después de tantos años lo más importante es que la corona vuelva a casa”.

 Sobre la celebración emotiva que tuvo el equipo con María Fernanda Prendas, acomodadora de Costa Rica, quien se unió en abrazos y llantos con sus compañeras, fue explicado así: “El esfuerzo que uno hace para venir a estos torneos es increíble, son horas de entrenamiento, se sacrifica la familia, cumpleaños, horas de estudio, todo es un sacrificio, por eso es el mejor premio, sobre todo Prendas, que hizo un gran esfuerzo, es una de mis amigas cercanas y se del esfuerzo y los cambios que ha tenido no solo en el juego sino como persona”.

 

El entrenador Andrés López, de Costa Rica, muy emocionado, comentó que “es un gran logro, se cumple el objetivo, se dan los frutos del trabajo realizado, las chicas sacrificaron mucho, los padres, la federación, el colegio, nuestras familias, y el resultando que podíamos dar era este. El rival dificilísimo, pero así tenía que ser… para arrebatarle el título a un equipo campeón hay que jugar mejor que ellos”.

 

La capitana de Guatemala, María Renee García, también con los ojos enrojecidos por las lágrimas, dijo que “cometimos muchos errores, eso fue lo que falló, error, tras error. Costa Rica no tenía respuestas a nuestros remates y nosotros sí teníamos, cuando ellas cambiaban la pelota logramos reaccionar, pero llegaban los errores y eso nos afectó mucho. La mentalidad era ganar, pero no todas la tenían y no depende de una nada más, sino de todo el equipo”.

 

William Fernández, entrenador de Guatemala, manifestó que “Costa Rica hizo lo que hace siempre, Guatemala bajo mucho su nivel, le faltó jugar con el corazón y defender la bandera guatemalteca como tenía que haberlo hecho, pero ni modo, jugaron mejor y merecen el triunfo ellas. Esperaba más de los primeros remates, y no hicieron su trabajo ninguna de las tres atacadoras del equipo”