Temperatura no será de preocupación en Juegos

AFP

Las olas de calor que sufre Japón en verano dejan cada año centenares de víctimas, pero, en contra de la opinión de los expertos, la organización de los Juegos de Tokio 2020 cree que puede limitar los riesgos para los deportistas y el público.

Los Juegos ya se han celebrado en ciudades más calurosas o húmedas que Tokio, como las ediciones de Atenas 2004 o Pekín 2008. De todas formas, entre 35 y casi 40 grados a la sombra, con una humedad de más del 80%, la capital japonesa reúne una combinación que puede resultar mortal.

Cada año entre julio y septiembre decenas de miles de personas son transportadas al hospital, víctimas de insolaciones y de golpes de calor. Algunas mueren.

Los Juegos Olímpicos de 2020 se disputarán entre el 24 de julio y el 9 de agosto.

“Japón no es el primer país en recibir los Juegos con condiciones de calor extremo”, relativizó a principios de mes el vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI), John Coates. “Es natural, es la temporada”, añadió.

“Comparados a las ediciones pasadas, estos serán los Juegos más severos” en el plano térmico, considera Makoto Yokohari, profesor de urbanismo de la Universidad de Tokio.

De hecho, por la misma razón, en 1964 los Juegos de Tokio se celebraron en octubre. Pero no había las técnicas para combatir el calor que existen actualmente, esgrime la organización de la competición.

– Tiendas, pulverizadores y ventiladores –

“Los deportes que suscitan más inquietud son los que se disputan fuera de los estadios”, explica a la AFP Tetsuo Egawa, director principal de la planificación de la estrategia operacional del comité organizador de Tokio 2020.

Entre ellos, el maratón, la vela, el remo y el golf, que normalmente se beneficiarán de “medidas especiales”, tanto para los deportistas como para el público.

AFP / Kazuhiro NogiLa municipalidad de Tokio y la organización de los Juegos anunciaron algunos dispositivos como pulverizadores móviles a lo largo del recorrido del maratón

La municipalidad de Tokio y la organización de los Juegos anunciaron algunos dispositivos como pulverizadores móviles a lo largo del recorrido del maratón. En otros lugares se recubrirá la carretera de una superficie capaz de absorber el agua de la lluvia y dejarla evaporar, para refrescar el aire, cuando las temperaturas aumenten.

Aunque Tokio prevé 116 kilómetros de esta superficie especial a lo largo de la ciudad, no será suficiente, según los especialistas.

“Tendrán que programar el maratón antes para evitar el calor, como ya se ha hecho en Juegos precedentes”, señaló Coates. La prueba comenzará a las 07h00 locales en lugar de a las 07h30.

“Habrá tiendas para cubrir las filas de espera en las puertas de la seguridad… y vamos a limitar a 20 minutos la espera”, precisó Egawa.

“Habrá grandes ventiladores para refrescar a la gente, zonas de emergencia climatizadas e instalaciones de descanso”, añadió.

La organización busca además medios para reducir el estrés, que puede bloquear el sudor y aumentar los riesgos de golpe de calor.

“Estamos pensando en pequeños espectáculos y diversiones que podrían consistir en vaporizar agua sobre la gente”, dice Egawa.

– ‘Uchimizu’ –

La temperatura estival es un desafío mayor para Tokio debido al efecto “islote de calor” que ocurre por la mala circulación de los flujos de aire y por la falta de zonas verdes en las partes más urbanizadas de la ciudad.

AFP / Kazuhiro NogiUn responsable de la construcción del futuro estadio olímpico de Tokio muestra una imagen artística de cómo será el recinto una vez esté acabado

La temperatura de la capital aumentó una media de tres grados Celsius en el último siglo, una subida mucho mayor que los 0,7 grados que ha aumentado en el mundo. Las autoridades se han centrado en este problema en la última década.

Uno de los proyectos es revitalizar una tradición japonesa conocida como “uchimizu”, que consiste en regar las calles para bajar las temperaturas.

“Los atletas correrán en condiciones muy peligrosas, en particular en el último cuarto del recorrido, cuando pasarán delante del palacio imperial de Tokio y no hay absolutamente nada de sombra”, recuerda M. Yokohari, de la Universidad de Tokio, que ha estudiado al detalle el trazado del maratón.

Según este experto, el recorrido debe ser modificado, incluso trasladado al norte del país, para que los corredores se beneficien de la sombra o de temperaturas más clementes.

Yokohari considera que el proyecto de plantar árboles no es realista porque solo quedan dos años para la cita olímpica.