Sham Murari: “Me hacen falta los domingos de cricket”

Si hay un jugador que respira cricket por los cuatro costados es Sham Murari, naturalizado costarricense, originario de la India y que a lo largo de los años ha contribuido con la disciplina dentro y fuera de la cancha. La pandemia lo ha llevado a reinventarse, pues debe entrenar y trabajar desde la casa porque lo primero para él es la salud y el cuido de su familia.

“El Covid-19 es realmente un problema serio, por eso lo mejor es quedarse en casa, distanciarse socialmente. En casa hicimos algunas reglas, usamos los mismos zapatos si debemos salir y los dejamos afuera, nos lavamos las manos constantemente, llevamos mascarilla y en la medida de lo posible tratamos de no traer comida del exterior”, comentó Murari.

A pesar de que era un hábito ir los domingos a la cancha de Los Reyes en La Guácima de Alajuela, Murari manifestó que en su casa ha habilitado algunos espacios para entrenar este deporte y así no perder la forma.

“Practico bateo con la bola colgante, el boleo con pelota de tenis contra la pared, a veces incluyo miembros de la familia y ellos me ayudan también a pasarme la pelota para practicar algunos movimientos en mi fildeo. Dedico una media hora de ejercicio, hago flexiones, sentadillas a diario y tengo un par de mancuernas. Sin embargo, me hacen falta los domingos de cricket porque es un deporte que me apasiona, me da felicidad y me ayuda a mantenerme activo”, afirmó Murari, quien trabaja como técnico ingeniero de soporte (Intune) en Tek Experts.

Antes del Covid-19 el cricket tico estaba en la segunda ronda de partidos del torneo de Primera División y en el momento en que el Gobierno suspendió todo evento la organización suspendió el inicio del Campeonato Nacional Femenino. Por el momento cada jugador se mantiene en casa entrenando a la espera del regreso a los torneos.

Colaboración Alexander Loria

Periodista DT-COMUNICACIÓN