Semenya se reinventa de cara a la próxima temporada

Agencia PL

Ante la imposibilidad de correr los 800 metros planos, su prueba favorita, Caster Semenya se reinventa, recupera ilusiones y pisa el acelerador. La sudafricana estará en un bloque de arrancada durante la próxima temporada de atletismo, prevista para comenzar en agosto.
La Federación Internacional de Atletismo, ahora World Athletics, prohibió su presencia en cualquier evento desde los 400 m hasta los mil 500 m, por su alto nivel de testosterona en sangre, pero ella, gladiadora absoluta, sigue su lucha en la pista, su hábitat natural. En un acto homérico, eludirá modificar su naturaleza y lanzará su ataque en el doble hectómetro.

Contra las cuerdas, la doble campeona olímpica y trimonarca mundial alista la estrategia y concentra sus esfuerzos en devorar la mitad del óvalo, con el designio de hacerlo a la altura de sus resultados de antaño, en un movimiento arriesgado, aunque necesario.

Semenya realizó en 2019 un examen de control y paró los relojes en 23.49 segundos, lejos de los 22.80 exigidos para la cita de los cinco aros de Tokio.

No hay dudas de que todavía debe mejorar aspectos como la arrancada, el dinamismo de los pasos transitorios, la postura en el primer segmento de la travesía y la destreza durante la curva, siempre a toda velocidad.

La tarea se antoja titánica y supondrá, además, ganar en explosividad y reacción, así como disminuir la amplitud de sus zancadas. Algo no variará: sus ansias de demostrar el enorme error que se comete al intentar privarla de cumplir sus designios.

Caster responderá nuevamente a sus ‘enemigos’ y, ahora en los de 200 metros, podrá cruzar primera la línea de meta, o no, pero ella sabe que su historia va más allá de sonreír a las cámaras o ser portada de revistas. Esa es su respuesta ante la injusticia.