Se despide del deporte el más laureado de los Juegos

AFP

El Deportista más laureado de los Juegos Olímpicos de Invierno en categoría masculina, el legendario biatleta noruego Ole Einar Bjoerndalen anunció este martes a los 44 años que colgará definitivamente los esquís y la carabina.

“Habría podido seguir unos años más, pero es mi última temporada”, declaró en conferencia de prensa y al borde del llanto Bjoerndalen, quien achacó su decisión a motivos de salud y familiares.

Integrante del circuito profesional del biatlón desde 1993, el noruego cuenta con 13 medallas olímpicas (8 oros, 4 platas y 1 bronce).

Eso le convierte en el deportista más laureado en los Juegos Olímpicos de Invierno hasta que su compatriota Marit Bjoergen le desposeyó del récord en Pyeongchang-2018.

Su palmarés es superlativo: en los Juegos de Salt Lake City (Estados Unidos) en 2002, logró cuatro oros en otras tantas pruebas.

Además cuenta con seis Globos de Cristal y 20 títulos mundiales, 95 victorias individuales, una en esquí de fondo, y 179 podios en Copa del Mundo.

AFP/Archivos / Franck Fife Deportista más laureado de la historia en los Juegos Olímpicos de Invierno hasta que su compatriota Marit Bjoergen le desposeyó del récord en Pyeongchang, Bjoerndalen convocó una conferencia de prensa en Simonstranda para anunciar su retirada


Pero su mejor recuerdo, confesó, se remonta a los Juegos de Nagano (Japón), en 1998, donde fue privado por el mal tiempo de un primer título olímpico en el esprint 10 kilómetros cuando estaba a punto de ganar. Pero logró motivarse para conquistar la prueba un día después. “Fue la experiencia más loca de mi vida”, afirmó.

Por aquella época comenzaron sus duelos con el francés Raphaël Poirée, que contribuyeron a dar más visibilidad internacional a ese deporte.

– Desilusión en Pyeongchang –

Su gran decepción fue no haber sido convocado por la selección noruega para la cita olímpica del pasado febrero en Corea del Sur, por lo que no pudo disputar sus séptimos Juegos de Invierno.

En cambio, ejerció de entrenador de su esposa, la bielorrusa Darya Domracheva, que se fue de Corea del Sur con un oro y una plata.

“La temporada no salió como estaba previsto, con actuaciones por debajo de lo esperado”, reconoció este martes.

Bjoerndalen confesó tener problemas con el ritmo cardíaco, y tomó su decisión aconsejado por los médicos y por su familia.

“Ole Einar Bjoerndalen es uno de los más grandes de todos los tiempos”, reaccionó el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach.

“Lo demostró en varias ocasiones en la competición. Pero aún más importante: se impuso como un verdadero olímpico y un modelo para jóvenes deportistas de todo el mundo”, expresó en un correo a la AFP.