Sambo de Costa Rica no hace pausa de cara a los Juegos Centroamericanos

Mientras Nicaragua afina detalles de cara a los XI Juegos Centroamericanos a celebrase en la capital del 3 al 17 de diciembre de este año, algunos países de la región se alistan para la cita deportiva. Tal es el caso del Sambo de Costa Rica, cuya selección viajó este fin de semana a Nicaragua a una serie de fogueo ante su similar pinolero

Costa Rica se presentó al campamento con diez de sus mejores exponentes, entre ellos la bicampeona Panamericana, Reina Córdoba, además de Yendry Rojas, quienes destacan a nivel panamericano.

“Para mí es un privilegio estar en este tope porque me permite medirme a la rival más fuerte que me voy a encontrar en mi división, como es Sayra Laguna, para ver cómo se le puede ganar, porque ella es una rival muy fuerte y de mucha experiencia”, destacó Yendry Rojas, quien perdió por el oro contra Sayra, en el Panamericano de Sambo, celebrado este año en Colombia.

Para la selección de Costa Rica de Sambo, el tope con Nicaragua ha sido un fogueo de nivel mayor de cara a las justas de Managua.

“Costa Rica y Nicaragua se perfilan como las naciones a vencer en el Torneo de Sambo de los Juegos Centroamericanos de Managua 2017, y para multiplicar esas posibilidades ambas escuadras sostuvimos un campamento de entrenamiento de tres días donde ambas selecciones sacamos provecho” manifestó Guillermo Sánchez Cantillano, Presidente de la Asociación Costarricense de Sambo

La disciplina del Sambo entró como exhibición en el programa de deportes para los Juegos Centroamericanos Managua 2017, por lo que la selección de Costa Rica se prepara para este acontecimiento.

Sambo, que significa literalmente “defensa personal sin armas” es un arte marcial moderno, deporte de combate y sistema de defensa propia desarrollado en la antigua Unión Soviética, y reconocido como un deporte nacional por el Comité de Deportes de Toda la URSS en 1938.

Esta disciplina tiene sus raíces en estilos tradicionales de la lucha libre como el Judo japonés principalmente, el Koch armenio, el Chidaoba georgiano, el Trîntǎ moldavo/rumano, el Kurash uzbeko, y el Khapsagay mongol.