Roberto Sawyers no se dobla ante las adversidades

El lanzador de martillo Roberto Sawyers no solo se ve fuerte por fuera, igual dentro de este gran hombre de 1.82 metros de estatura y 108 kilos de peso, existe la fuerza para salir con paso firme ante adversidades de la naturaleza.

Con 14 años de vivir en Puerto Rico, donde terminó de estudiar la carrera de Psicología y se entrena en busca de la clasificación a los Juegos Olímpicos Tokio 2020, Sawyers ha sufrido a huracanes, terremotos y ahora el COVIC-19, pero eso no derriba al gigante tico quien hoy sigue ejercitando sin importarle, además, la operación de espalda efectuada en diciembre pasado.

“La vida tiene momentos duros, he visto el dolor de un pueblo levantando sus casas luego de un huracán y un terremoto, ahora se suma una pandemia que nos mantiene dentro de cuarentena, donde sigo entrenando duro, como si mañana tuviera la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio”, mencionó Sawyers.

Sobre su operación de una hernia de disco en la zona Lumbar que le provocaba dolor a ese nivel, dice estar recuperándose a pasos agigantados donde luego de la cirugía efectuada finales de diciembre en la Clínica Bíblica, estaba un poco lento.

“Ya estoy muy bien, ya pase los analgésico, antiinflamatorio y la utilización de agentes físicos para promover la regeneración de los tejidos de su zona lumbar. Ahora con el Coronavirus salgo poco a entrenar fuera de casa. Voy a un parque donde no hay gente, llevo un martillo, más corto y mucho más pesado del acostumbrado con el objetivo de practicar movimientos y así evitar que el aparato se valla lejos”, mencionó el atleta olímpico de Río 2016.

Justamente, antes de que se declarara la Pandemia, Sawyers estaba entrenando en buena forma incluso estabilizándose a nivel estructural

“Me sentía súper bien antes de que pasara la Pandemia, estaba entrando en rendimiento con más velocidad, la técnica volvía y gracias a Dios aquel dolor tan terrible en mi espalda sorprendentemente no lo sentía”, destacó

La conversación telefónica, no deja ver rostros, sin embargo, su voz sincera se elevó de entusiasmo, pero bajo como quien resbala por un tobogán

“Todo iba bien hasta que llegó el Covid-19., podía flexionar más con el martillo y realizar los trabajos con doble apoyo en ambos pies sobre el piso, pero… justo cuando mejor lanzábamos llegó el Covic-19 y nos frenó un poco, ¡pero no me quitará el impulso! Voy con todo en busca a mis segundos Juegos Olímpicos, pronto saldremos de esto”, mencionó Sawyers, de 33 años de edad.

Sobre estos dos meses, limitado a estar dentro de su casa, el josefino dice que las restricciones en Puerto Rico son muy fuertes por lo que ha sido complicado entrenar en el campo

“Mi vida deportiva es diferente por estar limitado, no puedo salir a entrenar. Solo puedo realizar trabajos de velocidad y saltos y un poco de musculación con dos mancuernas que dicho sea, esa parte ha sido muy limitada”, destacó el atleta tico.

Pensando en la clasificación a  los Juegos Olímpicos Tokio 2020, Sawyers es claro, espera que para diciembre se realicen algunos torneos locales pero será hasta el próximo año que el deporte en el mundo vuelva a los escenarios competitivos.

“Estoy tranquilo porque sé que mi lesión es pasada y lo que vienen con el favor de Dios será extraordinario. Cuando todo esto pase saldré a entrenar con mucha más fuerza, con mayor motivación y esperando lanzar el martillo superando mi mejor marca de 77,15 metros establecida en República Checa, en el 2016. Lo mejor está por venir”, sentenció.

Colaboración Olman Mora Bermúdez

Periodista del CON