¿Qué espera el deporte del nuevo Gobierno?

 

 

 

Estamos en la recta final para las elecciones presidenciales en nuestro país, 16 días nos separan de una cita con la máxima expresión del civismo, un privilegio que muchas naciones aún no tienen o han perdido recientemente y que los ticos a veces menospreciamos: salir a ejercer el derecho al voto.

En total son 13 los aspirantes a comandar las riendas de Costa Rica durante los próximos cuatro años y como es común en esta época hay gran expectativa en todas las áreas sociales, ya que con la llegada del nuevo gobernante también vienen personas con ideas y propuestas frescas para cada uno de los ministerios.

El deporte no escapa a este fenómeno que se experimenta en cada transición de gobierno, y desde ya hemos indagado para conocer a los posibles rostros, quienes aspiran (o en algunos casos ya han sido invitados) al Ministerio del Deportes. Nos comentaron que la lista sobrepasa los 20 postulantes entre todos los partidos políticos, llama la atención que alguien quiera llegar a trabajar a un ministerio que no cuenta con recursos propios y que depende de los dineros que le ingresen al Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (ICODER).

Desafío mayúsculo

No hay duda que el próximo Ministro de Deportes tendrá una gran tarea apenas ingrese a su despacho: tendrá que presentar un plan de trabajo inédito, creíble, para consolidar el ministerio financieramente hablando y así poder contar con recursos propios para el desarrollo de sus propuestas. Acá es donde entrará en juego su capacidad de negociación, pues la búsqueda y cantidad del eventual presupuesto asignado pasa mucho por Cuesta de Moras, donde la historia ha dictado que muchas veces se pega con pared pues en la agenda de la mayoría de diputados el deporte no está en los temas de principal interés.

Con este antecedente, sería bueno que los aspirantes al ministerio tengan un plan B y apunten a buscar alternativas para atraer recursos frescos al deporte, máxime  que el gobierno que va de salida dejó heridas las arcas del deporte al restar un gran porcentaje del dinero disponible, en cada año del gobierno de Luis Guillermo Solís  fueron menos los aportes a las federaciones.

Dotar a las regiones con las herramientas necesarias para seguir desarrollando el plan de recreación impulsando por el ICODER junto a las municipalidades y que ha ido ganado terreno en los diferentes lugares del país es otra de las asignaciones. Esto para cumplir el objetivo de tener una población más sana y que los programas en pro de las personas de la tercera edad y la comunidad discapacitada puedan empezar a trabajar a ejecutarse en el 2019.

Como puede interpretar, el progreso del deporte costarricense en los próximos cuatro años dependerá del fortalecimiento de las finanzas de este ministerio menospreciado por los políticos, pero que hace mucho bien a las actuales y nuevas generaciones de jóvenes en nuestro país.

 Hace algunos días uno de los personeros del Organismo de Investigación Judicial hablaba que la única forma de ganarle a la delincuencia era que cada día menos jóvenes ingresaran a son planes y la única forma era la prevención, pues la herramienta  para esa prevención está en el deporte y no con más policías con salarios no muy competitivos.

El ICODER tiene programas muy interesantes a la espera de contar con recursos para poder desarrollarlos, pero requiere de presupuesto estables para poderlos a caminar, a pesar de ello nos complace saber que cada año a pesar de tener una porción menos del presupuesto han podido ir implementando algunos.

Por lo que desde este humilde sitio les enviamos nuestras felicitaciones a todo su personal del ICODER que ha liderado la Licenciada Alba Quesada y la Ministra de Deporte la Licenciada Carolina Mauri  juntas con sus errores y sus aciertos han intentado dotar de algunas necesidades que el deporte requiere y que esperan que los próximos en asumir las riendas puedan consolidar los proyectos que ya caminan y  otros que están pendientes.

Así que ya lo sabe si usted leyó este editorial y aspira a un puesto en la administración deportiva le recomendamos armarse de paciencia, establecer un plan integral de trabajo y salir a negociar con la Asamblea Legislativa y porque no las empresas privadas en busca de esos recursos frescos y estables que tanta falta han hecho a lo largo de la historia.

Y si tiene dudas no dude en consultarle a los que ya han pasado por ese trillo que tienen la voz de la experiencia y eso demostrará su humildad y su interés a desarrollar un mejor concepto deportivo para el país que todos amamos tanto.

 

Y usted ¿Qué espera del nuevo Gobierno para el Deportes de Costa Rica?