Promesas superan récord de Merritt y Clement.

 

 

 

Trujillo, Perú.- Estados Unidos cerró con broche de oro el XIX Campeonato Panamericano de atletismo sub-20 al quebrar el récord mundial del relevo 4x400m en el estadio Chan Chan de esta ciudad.

Brian Herron, Zachary Shinnick, Sean Hooper y Josephus Lyles combinaron sus esfuerzos para parar los relojes en 3:00.33 minutos para borrar la marca anterior de 3:01.09 impuesta hace 13 años por un equipo que incluyo a los futuros campeones olímpicos Lashawn Merritt y Kerron Clement.

“Cuando vinimos aquí sabíamos que el récord estaba a nuestro alcance. Me siento muy orgulloso de vestir el uniforme de mi país y brindar un buen espectáculo aquí,” dijo Lyles, medallista de plata en 400m y hermano menor de Noah Lyles, también campeón panamericano sub-20 en 200m dos años antes.

Los récords mundiales parecen haberse convertido en una tradición en este certamen. En la edición anterior, la cubana Yulenmis Aguilar superó el tope en la jabalina en Edmonton, Canadá, en 2015.

Christopher Taylor, campeón mundial sub-18 en 400m en 2015, cerró por la cuarteta de Jamaica, segunda con récord nacional de 3:03.77 en esta categoría. Taylor impresiono un día antes en los 200m con tope personal de 20.38 segundos, el Segundo tiempo más rápido en la historia del certamen, solo superado los 20.13 de su compatriota Usain Bolt en la cita de 2003.

Entre las damas, las estadounidenses Syaira Richardson, Jaevin Reed, plata en 400m, Arria Minor y Takyera Roberson batieron por más de un segundo la marca del campeonato vigente durante 10 años. Su tiempo fue de 3:28.57.

Celebrado por primera vez en Perú, la justa continental deleito al entusiasta público con 13 nuevas marcas, incluidas las de los relevos.

El estadounidense Jordan Geist devino el quinto hombre en la historia en superar la barrera de los 222 metros en la impulsión de la bala con 22.02m en el tercer intento.

Jamal Walton, de las Islas Caimán, se unió a un selecto grupo de 16 hombres de 19 años de edad o menos que han quebrado la barrera de los 45 segundos en 400m. En esa misma prueba, la cubana Roxana Gómez, finalista en el Mundial sub-20 en 2016, mejoro la marca del torneo con 51.47, a su vez récord nacional en su categoría.

Ryan Sánchez borró de los libros el récord más antiguo del certamen con un impresionante crono de 1:46.51 en 800m, superior al 1:47.85 del brasileño Joaquim Carvalho Cruz, campeón olímpico en 1984, impuesto en la primera edición en 1980. Con esta victoria, Sánchez conquistó el primer título para Puerto Rico en estas lides en seis años.

Laulauga T. Collins, número uno del mundo, mejoró la plusmarca en el disco hasta 59.29m. Otros cuatro estadounidenses también inscribieron sus nombres en la lista de nuevos recordistas: Rachel Baxter en la pértiga (4.41m), Eric Van Der Els en 1500m (3:43.16), Tia Jones en 100m con vallas (13.01) y Quincy Hall en 400m con vallas (49.02).

Alegna González dio a México su primer oro con récord en los 10000m marcha. Dos meses después de triunfar en la Copa Panamericana en Lima, la marchista de 18 años regresó a Perú con nuevas ambiciones y cubrió las 25 vueltas a la pista en 44:43.89, el mejor tiempo del mundo en el ano.

A ese éxito le siguió su compatriota Roberto Vilches, vencedor en el salto de Altura con 2.21m.

La subcampeona mundial Adriana Rodríguez selló la actuación cubana con nueva primacía en el heptatlón con 5733 puntos, gracias a su rapidez en 100m con vallas (13.37) y 200m (24.00).

Con la mayor delegación por mucho, Estados Unidos domino el medallero con 54 preseas (22 de oro, 14 de plata y 18 de bronce), seguido de Canadá (6-9-7), Cuba (4-3-0). México, Ecuador y Colombia consiguieron dos títulos cada uno. Veinte naciones lograron al menos una medalla, entre ellos el anfitrión Perú, ganador de cinco metales bronceados.

La próxima edición tendrá lugar en Curazao en 2019.