Polacos le tiene la medida a los brasileños

AFP

Polonia revalidó su título de campeona del mundo de voleibol al imponerse a Brasil 3 sets a 0, este domingo en Turín, dejando de nuevo a los brasileños con la miel en los labios, que ya se tuvieron que conformar con la plata hace cuatro años ante el combinado del Este de Europa.

Brasil, vigente campeona olímpica, que llegaba a la final como favorita, se vio superada por los polacos (28-26, 25-20, 25-23), que lograron su tercer título mundial tras los de 1974 y 2014.

La victoria es más inesperada por cuanto Polonia llegaba a la cita mundialista sin haber brillado en los últimos eventos internacionales. El año pasado, en la Eurocopa que organizó en casa, sufrió la humillación de verse eliminada en octavos de final. Brasil, Rusia, Estados Unidos, o incluso Francia y Serbia, partían con un mayor favoritismo en el Mundial de 2018 que los polacos.

Pero Polonia fue de menos a más a lo largo del torneo, superando en la fase final a Serbia (3-0) y a Estados Unidos (3-2), que se llevó el bronce.

En la final realizaron el partido perfecto. El gran Brasil, presente en todas las finales de los grandes torneos (Juegos Olímpicos y Mundiales) desde 2002 (5 títulos), estuvo desaparecido en el partido, y eso que gozaron de varias horas más para preparar la final que sus rivales.

Campeón olímpico en Rio, Brasil afrontó el Mundial con menos certezas que en anteriores ocasiones, ante la ausencia de su atacante Lucarelli, y la retirada de su legendario entrenador Bernardinho, sustituido por Renan Dal Zotto.

Todos pensaban que habían logrado lo más difícil al eliminar a Rusia el miércoles, pero la última palabra la dijo Polonia.