Pérez llego en tres días a la cima

JUAN CARLOS PÉREZ anunció oficialmente su intención de conquistar la cima del volcán Tacaná el 6 de diciembre de 2015. Fotografía: Robin Martínez/CGN

Agencia PL

El deportista con capacidades diferentes Juan Carlos Pérez celebra hoy haber llegado en tres días a la cima del volcán Tacaná, situada a cuatro mil 92 metros sobre el nivel del mar, entre México y Guatemala.

La acción del primer guatemalteco que antes ganó una ultra maratón en 50, 80, 100 y 162 kilómetros, una media maratón y una maratón extrema en el lago de Atitlán, estuvo asociada a su interés de promover la solidaridad con las personas en condiciones de vulnerabilidad social.

“Si las personas que pueden caminar han hecho cosas grandes para ayudarse a sí mismas, o ayudar a otras, por qué las personas con nuestras condiciones no podrían”, declaró al rebasar su meta, el lunes.

Comentó que el reto se tornó difícil, pero no imposible, y destacó el acompañamiento en ese desafío de su equipo, conformado por una decena de personas.

El propósito del atleta guatemalteco es ayudar con los fondos recaudados a las niñas y niños afectados por el deslave que sepultó a la comunidad El Cambray II y acabó con la vida de cerca de 300 personas, el 1 de octubre de 2015.

“Llegar a los corazones de las personas, para que nos apoyen en las donaciones de útiles es el verdadero reto”, expresó, citado por el diario Siglo 21.

Con antelación, Pérez comentó que sueña con ir a los paralímpicos, pero mientras eso llega disfruta de tener una fundación para personas que necesitan una oportunidad con vistas a mejorar su educación.

El programa Dios es Amor tiene como misión brindar asistencia social a familias que en situación de carencia de recursos, solicitan una mano amiga que les brinde consuelo y no desatienda su necesidad, explicó.

Uno de los objetivos fundamentales del proyecto, agregó, es unir a una Guatemala que está dividida por tantas ideologías, a partir de la promoción del trabajo en equipo con el único afán de cumplir el mandato de ama al prójimo como a ti mismo.