La inocencia de una niña siria salta al rendirse ante una cámara…

Esta foto ha dado la vuelta al planeta y ha conmovido a usuarios de redes sociales del mundo entero. En ella se puede ver a una niña siria con miedo y determinación en los ojos levantando las manos en un gesto de rendición al confundir la cámara que la apuntaba con el cañón de un arma.

002

La imagen fue publicada en diciembre de 2014 en el diario Türkiye y está atribuida a Osman Sağırlı, un fotógrafo turco que ahora trabaja en Tanzania, aunque la reciente aparición en redes ha ido a cargo de Nadia Abushaban, fotoperiodista de la zona en guerra, que la ha dado a conocer al mundo occidental.

Según el mismo Sağırlı, la niña se llama Hudea y estaba en el campo de refugiados de Atmeh, cerca de la frontera turca. En una entrevista con la BBC, ha contado la historia tras la foto. La niña había viajado al campo desde su hogar en Hama con su madre y dos hermanos.

“Estaba usando un teleobjetivo y ella pensó que era un arma. Me di cuenta de que estaba aterrada después de sacar la foto porque se mordía el labio y tenía los brazos en alto. Normalmente los niños huyen, se tapan la cara o sonríen cuando ven una cámara”, explica. El fotógrafo cree que los niños reflejan mejor el dolor de los desplazados a través de su inocencia.

La expresión de la pequeña, entre pena, resignación y determinación, ha provocado un aluvión de apoyo y tristeza en las redes sociales. El tuit inicial lleva hasta el momento más de 20.000 compartidos.