Mundial de karate tuvo sabor en español

patrocinadores

Agencia EFE

El equipo español logró  tres medallas en la penúltima jornada de los Mundiales de Linz (Austria): las platas de Samián Quintero, en kata individual, masculina, y el equipo femenino de kumite, y la de bronce de Sandra Sánchez en kata individual femenina.

Damián Quintero, número uno mundial, acabó como subcampeón mundial de kata tras perder en la final ante el japonés Ryo Kiyuna, que revalidó el título.

Quintero, ganador este año de la Premier League de kárate y tres veces campeón de Europa, cayó ante Kiyuna por un claro 5-0 en la pugna por la medalla de oro.

El español llegó a la final tras ganar en las semifinales y por 5-0 al egipcio Ahmed Shawky. Kiyuna accedió al combate final tras ganar por 3-2 a otro de los favoritos, el venezolano Antonio Díaz, campeón mundial en 2010 y 2012 y que este sábado se hizo con uno de los bronces en juego.

El caraqueño de 36 años superó por un rotundo 5-0 al malasio Wei Lim Chee. La segunda medalla de bronce fue para el alemán Ilja Smorguner, en su caso al derrotar al egipcio Ahmed Shawky por 3-2.

La segunda plata la logró el equipo español femenino de kumite, en su caso al perder en la final ante Francia.

Cristina Ferrer, Laura Palacio, Rocío Sánchez y Cristina Vizcaíno sucumbieron por 2-0 ante las francesas Alizee Agier, Leila Heurtault, Lucie Ignace y Alexandra Recchia en la lucha por el oro mundial.

Para acceder a la final las españolas eliminaron a Rusia en dieciseisavos de final, a Azerbaiyán en octavos, a Italia en cuartos y a las vigentes campeonas, Egipto, en semifinales. Los bronces fueron para Estados Unidos y Egipto.

Sandra Sánchez se colgó el bronce en kata individual femenina al derrotar con mucha superioridad a la austríaca Kristin Wieninger.

Sánchez superó a Wieninger por 5-0 para lograr el bronce, metal que también se colgó la italiana Viviana Bottaro, en su caso al derrotar por un ajustado 3-2 a la indonesia Agustiani Ora.

Sandra Sánchez, campeona europea y líder del ránking mundial femenino, se quedó fuera de la final al perder el miércoles ante la japonesa Kiyou Shimizu, que revalidó el título al superar en la final a la egipcia Sarah Sayed.