Más que un festival un deporte

Agencia de Prensa PL

China celebra hoy su milenario Festival del Bote del Dragón, el cual es especialmente singular por tener un origen patriótico y transformarse en un evento deportivo que involucra a millones de personas.
Como cada año, el país se paraliza para celebrar el Duanwu -el nombre en chino del evento- el quinto día del quinto mes lunar también en unión de familiares, lo cual implica el movimiento masivo de ciudadanos.

La costumbre marca la preparación y consumo del tamal de arroz glutinoso y vino para honrar al héroe y poeta Qu Yuan (770-221 a.n.e.), quien se suicidó cargado de piedras en el río Miluo en la sureña provincia de Hunan tras ser víctima de calumnias, traiciones y el exilio.

Según la leyenda, después de su muerte muchos compatriotas navegaron el afluente para encontrar sus restos y lanzaban comida para que los peces y dragones no lo devoraran.

De ahí nacieron las competencias entre botes con cabeza y cola de dragón talladas.

El espectáculo se realiza en todo el país y atrae a millones de personas deseosas de ver los distintos barcos remando al unísono y al ritmo de los tambores compitiendo para llegar a la línea de meta.

Beijing, la capital, en esta ocasión lo celebrará con actividades en internet y llamó a sus residentes evitar los viajes innecesarios, pues sufre un brote de Covid-19 que dejó 269 enfermos desde el pasado día 11.

El Duanwu es uno de los cuatro principales eventos tradicionales de la cultura en China, junto al Qingming, el del Medio Otoño y la Fiesta de la Primavera o Año Nuevo Lunar.

También se le conoce como Festividad de Tamal de Arroz Glutinoso, Festejo de Verano, Baño de Orquídea, Feria de las Hijas o Conmemoración del Poeta.