Magic deja la presidencia de los Lakers

AFP

Magic Johnson sorprendió el martes al renunciar a su puesto como presidente de operaciones de baloncesto de Los Angeles Lakers, la histórica franquicia de la NBA, actualmente en apuros.

“Hoy voy a renunciar como presidente”, dijo Johnson a los periodistas en una conferencia de prensa improvisada.

La renuncia de Johnson se produce después de una temporada decepcionante en la que los Lakers, antaño poderosos, no pudieron clasificar a los playoffs por sexto año consecutivo.

Johnson había jugado un papel clave a la ahora de atraer al astro LeBron James a la franquicia californiana el año pasado.

La leyenda de los Lakers asumió la presidencia en 2017 para tratar de revertir la mala dirección de los 16 veces campeones de la NBA.

Sin embargo, y pese al fichaje de James, la breve mejora de los Lakers bajo el liderazgo de Johnson se estancó esta temporada cuando el astro se lesionó, provocando un desplome que dejó al equipo fuera de la contienda por los playoffs.

Johnson también sufrió críticas por el fichaje frustrado de la estrella de los New Orleans Pelicans, Anthony Davis; un intento de canje que, según se informó, desestabilizó el vestuario de los Lakers.

Un emocional Johnson dijo a los periodistas el martes que renunciaba para preservar su amistad con la propietaria de los Lakers, Jeanie Buss, describiéndola como a una hermana.

El ex astro de los Lakers también reveló que se había cansado de las responsabilidades de su posición, y dijo que no había disfrutado del proceso de contratación y despido de personal.

“(Jeanie Buss) y yo tenemos una relación increíble”, dijo Johnson. “Ella me dio todo el poder para hacer lo que yo quería hacer, pero quiero preservar nuestra relación. Me divertí más cuando pude ser el hermano mayor y el embajador de todos. Me divertí más en el otro lado que en este lado”, resumió Johnson.

– Cansado de ‘apuñalamiento’ –

Se esperaba que Johnson despidiera al entrenador de los Lakers, Luke Walton, el miércoles después de su último partido de la temporada, el martes en el Staples Center contra Portland.

Sin embargo, el ya ex presidente insinuó que Walton bien podría quedarse al final de todo.

“Mañana tendría que afectar la vida de alguien”, insinuó, sin referirse directamente a Walton. “Y pensé en eso. Y eso no es divertido para mí. Eso no es lo que soy. No quiero poner a (Jeanie) entre nosotros. A pesar de que ella dijo ‘Tú haz lo que tengas que hacer’. Quiero volver a divertirme. Quiero volver a ser quien era antes de asumir este trabajo”.

Pese a todo, Johnson dijo que creía que los Lakers iban por buen camino tras la llegada de James. “Estamos a mitad de camino con LeBron aquí”, dijo.

“Creo que este verano tendremos otras estrellas. Este equipo estará en posición de competir por los campeonatos”, añadió.

Mientras tanto, Johnson reveló que ni siquiera había informado a Buss de su renuncia antes de anunciarlo a los periodistas en el Staples Center.

“Ella no sabe que estoy parado aquí porque sé que estaría llorando como un bebé frente a ella, aunque ahora estoy a punto de llorar”, dijo Johnson.

“Pero es lo que hay que hacer, lo que se debe hacer”, añadió, en referencia a la posibilidad de que Walton permanezca en su puesto. “De esa manera puede mantenerse en el lugar, con suerte de construir el equipo, entrenar al equipo de la manera correcta”.

Johnson agregó que también se había cansado de “el apuñalamiento y susurro” que marcó la temporada de los Lakers. “No me gustó eso”, dijo.

“Espero que después de esto, los Lakers puedan ir en la dirección correcta”, concluyó.