Los All Blacks en busca de la corona

AFP

El seleccionado de Nueva Zelanda, los poderosos All Blacks, buscará una nueva coronación en el Rugby Championship este sábado, en su visita a Los Pumas argentinos, por la penúltima fecha, en el estadio del club Vélez Sarsfield de Buenos Aires.

Los “Hombres de Negro”, que lideran la tabla, se consagrarán campeones del Championship por sexta vez en siete ediciones si derrotan a los Pumas, que a su vez intentarán dar el gran golpe y vencer por primera vez a los neozelandeses, contra los que perdieron 26 de los 27 partidos previos entre ambos y sólo registran una igualdad (21-21), en 1985.

Más allá de los antecedentes en contra, los argentinos se ilusionan con presentar batalla a los campeones mundiales, y sostener lo que hasta aquí es su mejor participación histórica en el ‘Cuatro Naciones’ del hemisferio sur, de la mano de su nuevo entrenador Mario Ledesma.

En esta temporada, los albicelestes consiguieron dos victorias, la primera a expensas de Sudáfrica (32-19), y la más resonante, sobre Australia (23-19), como visitante, hace dos semanas.

Estos triunfos revitalizaron a los Pumas y encendieron una fuerte expectativa, a tal punto que el cotejo luce hace semanas el cartel de localidades agotadas.

“La victoria contra Australia nos hizo muy bien. Estamos preparándonos con muchas ganas de hacer un buen papel. El equipo está uniéndose cada vez más, y haciéndose muy fuerte para tener un buen partido”, expresó el tercera línea argentino Marcos Kremer.

Del otro lado, los All Blacks llegaron a Buenos Aires con la necesidad de dejar atrás la caída inesperada sufrida hace dos semanas ante los Springboks (36-34) en su propia casa, en Wellington.

“Los veo muy bien. Ya ganaron dos partidos en este Championship. Nosotros los derrotamos recientemente en Nelson, pero fue un encuentro muy difícil. Nos presionaron mucho y nos complicaron. Creo que han mejorado muchísimo su juego y saben explotar nuestras fallas”, admitió el medio-scrum TJ Perenara sobre los Pumas.

Los ‘Hombres de Negro’ llegaron a la Argentina sin varios titulares, entre ellos el capitán Kieran Read, además de las bajas de Brodie Retallick, Liam Squire y Joe Moody, mientras que el choque del sábado será una oportunidad para algunos de los nuevos integrantes, como Shannon Frizell, Vaea Fifita, Karl Tu’inukuafe y Jack Goodhue.

– Jugar contra los mejores –

Pero los argentinos tienen claro que están frente a un desafío colosal, y en este sentido el fullback Emiliano Bofelli remarcó que “es tremendo, porque sabemos que vamos a jugar contra los mejores del mundo. Es una oportunidad única. Hay que disfrutarlo al máximo, aunque también hay que estar muy concentrado todo el tiempo”.

En el campamento argentino, la principal novedad es el ingreso de Ramiro Herrera (jugador de Stade Français de París) como pilar derecho, en uno de los regresos de los ‘extranjeros’ a los Pumas luego de la prohibición impuesta por la Unión Argentina de Rugby, aunque Ledesma buscó excepciones para mejorar el plantel albiceleste.

El encuentro se jugará en el estadio José Amalfitani el sábado a partir de las 19H40 locales (22H40 GMT), y cerrará la quinta jornada, ya que previamente Sudáfrica y Australia se enfrentarán en Port Elizabeth.

Las formaciones confirmadas:

Argentina: Emiliano Boffelli – Matías Moroni, Jerónimo de la Fuente, Bautista Ezcurra y Bautista Delguy – Nicolás Sánchez y Gonzalo Bertranou – Marcos Kremer, Javier Ortega Desio y Pablo Matera – Tomás Lavanini y Guido Petti – Ramiro Herrera, Agustín Creevy (c) y Nahuel Tetaz Chaparro. Suplentes: Julián Montoya, Juan Pablo Zeiss, Santiago Medrano, Matías Alemanno, Juan Manuel Leguizamón, Tomás Cubelli, Matías Orlando y Sebastián Cancelliere.

Nueva Zelanda: Ben Smith – Waisake Naholo, Ryan Crotty, Sonny Bill Williams, Rieko Ioane – Beauden Barrett, TJ Perenara – Luke Whitelock, Sam Cane, Sannon Frizell – Scott Barrett, Samuel Whitelock (c) . Ofa Tuungafasi, Codie Taylor y Karl Tu’inukuafe. Suplentes

Nathan Harris, Tim Perry, Angus Ta’avao-Matau, Patrick Tuipulotu, Ardie Savea, Aaron Smith, Richie Mo’unga y Anton Lienert-Brown.