Lazlo Papp el boxeador de tres oros olímpicos

FISCHEL

Agencia PL

En Melbourne-1956, el húngaro Lazlo Papp realizó una proeza: ganó por tercera vez consecutiva el oro olímpico en el pugilismo, la cual tuvo que esperar 24 años para ser igualada.

Considerado un boxeador de extraordinarias cualidades técnicas, Papp inició ese camino dorado en los Juegos de Londres-1948, donde en los pesos medianos se impuso en sus cinco combates, incluido el final ante el ídolo local John Wright, y tres de ellos fueron por nocao.

Cuatro años después, en Helsinki y ya en la división ligero mediana, el magyar rindió una faena casi idéntica, pues en cinco peleas propinó dos KO a sus rivales. Por el título, se llevó la decisión de los jueces frente al sudafricano Theunis van Schlkwyk.

Llegó la cita estival de Melbourne y Papp no defraudó a los especialistas que habían apostado por él, tal vez minoría ante quienes lo veían ya bastante desgastado a los 30 años de edad.

También en los pesos ligero medianos, inició la senda olímpica con victoria por nocao sobre el argentino Alberto Sáenz y en su segunda salida obtuvo el veredicto frente al polaco Zbigniew Pietrzykowski.

A la hora de las definiciones pasó por encima del estadounidense José Torres, quien posteriormente fuera campeón mundial profesional.

El húngaro acumuló en el pugilismo amateur un historial envidiable para cualquier gladiador en este deporte, pues en 288 peleas efectuadas solo fue batido 12 veces, camino en el cual -paradójicamente- solo ganó la faja europea en dos ocasiones (1949 y 1951).

Nacido en Budapest el 25 de marzo de 1926, Papp firmó en el boxeo rentado en 1957 e igualmente tuvo una carrera exitosa, con 27 victorias, de las cuales 15 fueron antes del límite, y apenas dos derrotas hasta 1964.

En ese período conquistó y retuvo seis veces el título de Europa en los pesos medios, pero nunca fue en busca del mundial.

Abandonó definitivamente el ring como peleador, pero no así como entrenador, pues fue nombrado preparador del equipo nacional de su país, cargo desempeñado de 1971 a 1992.

Lazlo Papp, un zurdo que no daba tregua a sus contrarios, murió el 16 de octubre de 2003 después de pasar los últimos años de su vida no disfrutando de la gloria, sino en el deambular constante de un hospital a otro aquejado de diversas enfermedades, entre ellas el Parkinson.

Su hazaña olímpica se mantuvo incólume hasta 1980 cuando, en los Juegos de Moscú, el superpesado cubano Teófilo Stevenson la igualó, lo cual repitió en Sydney2000 otro representante de Cuba, el semipesado Félix Savón.