James acusa al Presidente Trump de dividir el deporte

Foto de AP
Agencia PL
La estrella del baloncesto estadounidense LeBron James consideró hoy que el presidente, Donald Trump, está usando al deporte y a los atletas para crear una brecha entre los norteamericanos.

En declaraciones a la cadena CNN, el cuatro veces Jugador Más Valioso de la Asociación Nacional de Baloncesto elogió la importancia de las competencias atléticas para unir a personas de diferentes orígenes y lamentó la postura del jefe de la Casa Blanca.

De acuerdo con el baloncestista, quien estará a partir de la próxima temporada con Los Angeles Lakers, la primera vez que convivió con personas blancas fue a través del deporte.

‘Tuve la oportunidad de verme y aprender de ellos, al igual que ellos de mí, hice grandes amigos’, agregó James, quien consideró que ahora mismo Estados Unidos está en una posición en la cual el tema racial ha tomado el control.

‘Primero, porque creo que nuestro presidente está tratando de dividirnos’, afirmó el jugador, y agregó que no puedo sentarse y no decir nada sobre eso.

La relación del mandatario republicano con los atletas del país ha sido conflictiva durante su administración, sobre todo debido a sus continuas críticas a los de la Liga Nacional de Fútbol americano (NFL) que se han arrodillado durante el himno nacional en protesta contra la discriminación y la violencia policial.

El gobernante emprendió una cruzada contra ese tipo de manifestación, al punto de llamar antipatriotas a quienes actúan de ese modo, insultarlos, pedir que los despidan y decirles a los seguidores de esa disciplina que no visiten los estadios.

Los propietarios de la NFL aceptaron las demandas de Trump y aprobaron una política para la próxima temporada que requiere que los jugadores permanezcan de pie durante el himno o se mantengan fuera del campo.

James, quien en 2016 apoyó la candidatura a la Casa Blanca de la demócrata Hillary Clinton, ha sido un abierto crítico de Trump y en enero pasado acusó al mandatario de haber envalentonado a los racistas.

‘El estado de racismo nunca morirá, pero lo que no podemos hacer es permitir que nos conquiste como personas’, expresó entonces.