Hegemonía en Baloncesto Femenino

AFP

Las estadounidenses, invictas desde hace más de doce años en competición internacional, se proclamaron este domingo campeonas del mundo por tercera vez consecutivas en Tenerife (España), mientras España se colgó el bronce al imponerse a Bélgica 67-60.

Las estadounidenses, seis veces campeones olímpicas, vencieron a las australianas 73-56, acumulando 51 victorias consecutivas contando Juegos Olímpicos, Mundial y clasificatorios.

Las flamantes campeonas, entrenadas por primera vez por Dawn Staley, dieron a Estados Unidos su décimo título mundial en 18 ediciones.

En la final, el duelo a más de dos metros entre la estadounidense Brittney Griner (2,06 m) y la australiana Liz Cambage (2,03 m) cayó rápidamente del lado de la norteamericana.

Al contrario que las españolas en semifinal, las pupilas de Staley lograron reducir el impacto de Cambage por el interior (7 puntos frente a una media de 28 antes de la final).

Cambage fue abucheada por el público español, que pareció no haberle perdonado sus 33 puntos y 15 rebotes que realizó la víspera para eliminar a las españolas.

Las australianas sufrieron tanto al inicio del primer cuarto como del tercero, teniendo que esperar cuatro minutos en ambos para anotar su primera canasta, cuando las estadounidenses encadenaban punto tras puntos (10-0 en el primer cuarto y 9-0 en el tercer cuarto).

Con el partido ya prácticamente en el bolsillo antes del último cuarto (61-38), Staley aprovechó para sacar a las más jóvenes de la plantilla al final del encuentro.

– España en el podio –

Con Estados Unidos en lo más alto del podio y Australia, segunda, España se impuso 67-60 a Bélgica para colgarse la medalla de bronce.

Vigentes subcampeonas olímpicas y del mundo, las españoles habían caído en semifinales el sábado ante la Australia, pero supieron reponerse para subirse a su sexto podio internacional consecutivo, contando campeonatos de Europa, Juegos Olímpicos y Mundiales.

“Queríamos asfixiar a Bélgica y los hemos dejado en 60 puntos. Nos han faltado un par de partidos más. Estamos contentos y orgullosos”, dijo el seleccionador español, Lucas Mondelo, tras el encuentro.

“Tenemos mucha alegría. Este grupo se lo merece todo y creo que valoramos mucho esta medalla porque un bronce en un Mundial con dos súper potencias como Australia y Estados Unidos yo lo firmaría”, dijo, por su parte, Ana Cruz.

Tras un inicio de partido equilibrado, las españolas fueron poco a poco imponiéndose apoyadas en la buena actuación de Marta Xargay (17 puntos).

Ganando de doce puntos en los últimos diez minutos (55-43), las españoles tuvieron algún susto cuando las belgas lograron remontar hasta ponerse a un punto (55-54), pero Alba Torrens marcó un triple para dar un poco de aire a las anfitrionas del campeonato (60-54) y acabar llevándose la victoria.

“Hemos ido de menos a más y le doy las gracias a mis jugadoras por hacer que viva este sueño”, dijo Mondelo.

Las belgas, por su parte, disputaban su primer Mundial tras haber logrado un tercer puesto el pasado año en el campeonato de Europa.

En seis partidos, las jugadoras de Philip Mestdagh ganaron a España en la fase de grupos, y a Francia en cuartos de final.