Fuga en séptima etapa de Vuelta a España da sus réditos

El holandés del equipo LottoNL-Jumbo   Bert Jan Lindeman logro su cometido del quinteto de fugados y se impuso en la séptima etapa de la Vuelta a España, en la cima de Capileira, en La Alpujarra (Granada).

Todo comenzó cuando la carrera no había calentado apenas en el kilómetro 12 con cinco corredores: Amets Txurruka (Caja Rural), Carlos Quintero (Colombia), Ilia Koshevoy (Lampre), Antoine Cousin (Europcar) y Bert Jan Lindeman (LottoNL-Jumbo),  donde muchos hubiesen  pensado que era solamente un toque de prueba para ver la intención de los equipos en la prueba pero  la aventura, fue tomando minutos hasta que tuvo una ventaja de 13 minutos.

El equipo de la telefonía de  Movistar fue el equipo que  comenzó a aumentar el  ritmo tremendo en las proximidades de esa subida final, un terreno que conoce perfectamente Alejandro Valverde de sus concentraciones en Sierra Nevada donde los minutos fueron disminuyendo, donde  a falta de 10 kilómetros, ya en pleno  ascenso  de Las Alpujarras, la diferencia se había reducido a 3:30 minutos.

Con el cierre de la prueba la  fuga había comenzado a desgranarse, primero atacó Cousin, siguió  Koshevoy. s otra vez Cousin, al que dio caza Lindeman. Quintero se había quedado sin  fuelle para rematar,  también el batallador Txurruka.

 A un kilómetro y medio, el trío Cousin-Koshevoy-Lindeman llevaba un minuto y medio de la ventaja. La victoria ya no se podía escapar. Cousin se cayó. Y Lindeman, se cuido en los ataque innecesarios, remachó a Koshevoy para llevarse la mejor victoria.