Fiscalía francesa buscará enjuiciar a expresidente de IAAF

Lamine Diack está convencido de que se borrará por la investigación de la COI sobre las acusaciones de soborno. Fotografía: Valery Hache / AFP / Getty Images

AFP

La fiscalía financiera francesa (PNF) solicitó juicio contra el antiguo presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), el senegalés Lamine Diack, y su hijo, Papa Massata Diack, en el centro de un presunto sistema de corrupción que implica al atletismo ruso, señalaron este lunes a la AFP fuentes próximas al dosier.

Si el juez encargado del caso, Renaud van Ruymbeke, sigue las indicaciones de la fiscalía, Diack, de 85 años, deberá responder a los cargos de “corrupción activa” y “blanqueo como banda organizada” en un juicio que se celebraría en París.

En su requisitorio, firmado el 16 de mayo y al que ha tenido acceso la AFP, la fiscalía solicita que otros cinco implicados sean también juzgados, entre ellos su hijo, antiguo consejero de marketing de la IAAF.

– Papa Massata, ‘hombre de confianza’ –

Desde Dakar, donde vive, Papa Massata Diack clama por su inocencia y no ha respondido a las numerosas solicitudes de la juticia francesa, que lanzó un mandato de arresto contra él. Además de los dos cargos anteriores, es sospechoso de “cómplice de corrupción pasiva”.

A Massata Diack, “hombre de confianza” conocido como PMD, se le acusa además de “haberse acercado a las autoridades deportivas rusas para negociar el pago de la protección” a los atletas señalados por dopaje.

Abierta en noviembre de 2015 por la PNF, tras una información de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), la investigación tiene ramificaciones internacionales. En principio el pacto de corrupción consistía en recibir dinero a cambio de la indulgencia de los servicios antidopaje de la IAAF.

AFP/Archivos / SeyllouPapa Massata Diack habla durante una entrevista con la AFP el 6 de marzo del año 2017 en Dakar


Lamine Diack habría obtenido fondos rusos para campañas políticas en Senegal contra el entonces presidente Abdoulaye Wade (2000-2012). El pacto de corrupción también le habría facilitado las negociaciones con patrocinadores y difusores televisivos rusos, antes del Mundial de atletismo de 2013 en el país.

“Bajo la dirección de su presidente y con varios años de malversación, la IAAF logró conciliar corrupción y apoyo al deporte”, subrayó la fiscalía en su requisitorio de 48 páginas.

El ministerio público francés también pide el juicio para un antiguo consejero de Diack, Habib Cissé, y para el antiguo jefe antidopaje de la IAAF, Gabriel Dollé, ambos sospechosos de “corrupción pasiva”.

– Blanqueamiento de fondos –

Además la fiscalía solicita que sean juzgado Valentin Balakhnichev, expresidente de la Federación Rusa de Atletismo (ARAF) y antiguo tesorero de la IAAF, y Alexeï Melnikov, el que fuera jefe de entrenadores de las pruebas de fondo de la ARAF.

La justicia francesa tiene competencias porque presuntamente fondos fueron blanqueados en su territorio.

A finales de 2011 futuros medallas en los Juegos de Londres 2012 figuraban en una lista de 23 atletas sospechosos, como Sergey Kirdyapkin (50 km marcha) y Olga Kaniskina (20 km marcha), cuyos títulos olímpicos fueron posteriormente retirados por dopaje. O la maratoniana Lilya Shobukhova, de la que un informe destacaba su “uso masivo” de EPO.

Shobukhova reconoció haber pagado 450.000 euros por evitar sanciones. Finalmente suspendida en 2014, pidió recuperar el dinero y se le entregaron 300.000, que estaban en una cuenta a nombre de Black Tidings, en Singapur, ligada a Papa Massata Diack.

El escándalo, entre 2011 y 2015, tuvo duras consecuencias para el atletismo ruso, privado de las competiciones internacionales desde finales de este último año.

En 2016 una investigación ordenada por la AMA reveló un sistema de dopaje institucional en Rusia, que incluía a varios deportes.