Fenway Park recibe la serie Mundial

Agencia PL
Medias Rojas de Boston, para muchos favorito a la corona, y Dodgers de Los Ángeles inaugurarán hoy la Serie Mundial de la temporada 2018 de las Grandes Ligas de béisbol en Estados Unidos.

El choque inicial de la disputa al mejor en siete, como el segundo, se celebrará en el Fenway Park, el estadio del club mencionado en primer término y el más antiguo del ‘Big Show’, con 106 años de existencia.

Aquella campaña de 1912, en el estreno de dicho terreno, ‘los patirrojos’ ganaron 105 juegos, su mayor cantidad hasta los 108 éxitos logrados este año, con lo cual lideraron la Gran Carpa.

Para llegar al Clásico de Octubre, Boston derrotó 3-1 en la serie divisional a su eterno rival Yankees de Nueva York y después en la pugna por el título de la Liga Americana aventajó 4-1 a Astros de Houston, monarca de 2017.

‘Los esquivadores’, quienes pelearán por quedarse con la corona como lo hicieron el pasado año, eliminaron primero 3-1 a Bravos de Atlanta, y después 4-3 a Cerveceros de Milwaukee en la Liga Nacional.

Según datos históricos, los equipos finalistas se enfrentaron por primera y única vez en la etapa cumbre hace 102 años, cuando Dodgers tenía el nombre de Brooklyn Robins, que cayó 1-4.

Medias Rojas, as de la Serie Mundial número uno en 1903 con la denominación de Americanos, posee ocho diademas pues también reinó en 1912, 1915, 1916, 1918, 2004, 2007 y 2013.

Por otra parte, el equipo californiano tiene con su inscripción actual, tras la mudanza desde el neoyorkino condado en octubre de 1957, cinco coronas (1959, 1963, 1965, 1981 y 1988), y Brooklyn Dodgers alcanzó el trono en 1955.

Como serpentineros abridores del duelo de este martes se desempeñarán dos estelarísimos zurdos: Chris Sale, en defensa de los anfitriones, y Clayton Kershaw, por los visitantes.

Sale acumula en la postemporada tres juegos lanzados, uno en función de relevista, 10 innings y un tercio de labor, cuatro carreras limpias permitidas, 14 ponches y una victoria.

En tanto, Kershaw trabajó 19 entradas en cuatro partidos, tres como responsable de la apertura, ganó dos veces, perdió una, retiró a 16 rivales por la vía de los strikes, y soportó cinco anotaciones inmaculadas.