Eugenie Bouchard, demandó al Abierto de EE.UU.

Tomado de BBC MUNDO

¿Qué habría pasado con Serena Williams si Eugenie Bouchard no hubiera tenido el accidente que la obligó a retirarse del Abierto de EE.UU.?
¿Hubiera podido la tenista estadounidense conseguir su anhelado Grand Slam? ¿Se habría producido la histórica final italiana en Nueva York?
Las respuestas nunca se sabrán.
Pero ahora la tenista canadiense decidió demandar a la Asociación de Tenis de EE.UU., organizadora del Grand Slam neoyorquino por lo que pudo haber pasado, pero no pasó en el torneo.
La finalista de Wimbledon en 2014 se vio forzada a abandonar el cuarto grande del año por un resbalón en la ducha en Flushing Meadows.
Bouchard perdió el conocimiento por un golpe en la cabeza, un accidente que dio pie a una de las páginas más impredecibles de la historia del tenis.

La tenista canadiense no pudo terminar su partido frente a la alemana Andrea Petkovic en el Abierto de China.
La canadiense, de 21 años, no pudo hacer valer su condición de favorita en el partido contra la italiana Roberta Vinci, quien aprovechó el giro del destino para vencer a la francesa Kristina Mladenovic en cuartos de final y ser verdugo del sueño de Grand Slam de Serena Williams en semifinales.
Vinci, tras perder en el partido decisivo contra su compatriota y amiga Flavia Pennetta, disputó otros dos torneos y llegó a semifinales en uno de ellos.

La parte denunciante considera que debido a la caída, Bouchard perdió una considerable cantidad de ingresos y afectó su calidad de vida.
Desde el incidente, el pasado 4 de septiembre, la tensista sólo ha podido jugar un partido, en el Abierto de Pekín que se disputó la semana pasada. Y acabó retirádose por mareos.
“Sustancia peligrosa”
El abogado de la tenista canadiense, Benedict Morelli, le dijo al The New York Times que la jugadora de 21 años se resbaló “por una sustancia extraña y peligrosa”.

La derrota de Serene Williams contra Roberta Vinci ha sido una de las grandes sorpresas en el deporte.
La denuncia, que fue presentada en el Tribunal del Distrito Este de Nueva York, incluye la alegación de que Bouchard “se resbaló y cayó por una situación peligrosa creada por los acusados en la habitación de fisioterapia en el vestuario de mujeres”.
Alega que los acusados son responsables o debían de haber sabido de la condición del suelo y que Bouchard no fue advertida de que estaba resbaladizo.

La sustancia era una limpiador que se aplicaba durante la noche cuando no se estaba utilizando la habitación.
El accidente ocurrió después de que la jugadora finalizara un partido de dobles mixto.
La tenista sufrió “lesiones severas en la cabeza, incluyendo, pero no únicamente, una conmoción cerebral”.
El golpe no sólo la obligó a abandonar el Abierto de EE.UU. y retirarse del de China, sino que le impidió participar en el Abierto de Japón, el de Wuhan y el de Hong Kong.