El Guarco gana en medio de un barreal y es líder

patrocinadores

La punta del grupo A Cartago estaba en disputa este domingo, en la maltratada cancha de Dulce Nombre donde jugaron el Municipal Guarco y el Lankester F.C.

Eso sí, las condiciones del reducto no eran las mejores porque el barro y el agua reinaron durante todo el partido, pero a pesar de eso, los equipos intentaron con garra, fuerza e inteligencia jugar al fútbol.

Fue intenso. Créame que sí. Ida y vuelta es poco como se puede describir el tránsito del juego. Es que no se jugaba cualquier partido, era el liderato, la punta, el honor, el orgullo de dos antagónicos rivales de la zona.

El aguacero no importó a la cantidad de fieles que con sombrilla se acercaron, gritaron y alentaron a más no poder a sus muchachos, a cualquiera, el punto era alentar sin parar porque había que meter “pata” en ese barreal.

Los vítores de la gente hicieron que Armando Navarro a los 21 minutos de la primera parte abriera el marcador a favor de los guarqueños. De ahí en adelante, las emociones, las barridas, las patas, los codazos, los tiros a marco fueron constantes por parte de cada oncena.

En el complemento, la tónica no cambió. Y la cancha menos. Lankester, el equipo de los dulcenombreños se vino a la carga, empató, y casi de inmediato, un golazo dio la vuelta al tanteador.

Si lo que le he contado suena intenso, los últimos diez minutos fueron los mejores. Diego Araya, un pequeño jugador, con un talento endemoniado, emparejo, gritó el gol y se aprovechó de su olfato de goleador para sellar, en un abrir y cerrar de ojos el liderato del Municipal El Guarco. Claro, ambos quedaron con diez tras las expulsiones justificadas del referí, una de ellas, fue para Araya.

Colaboración de DT COMUNICACIONES Por: Rolando Quesada Q.