El atleta yemení corrió descalzo los 5000 metros

AGENCIA EFE

El atleta yemení Abdulah Al-Qwabani, de sólo 16 años, dio hoy la nota de color en el Mundial de Pekin al atreverse a correr descalzo su serie clasificatoria de los 5.000 metros, en la que también competía el gran favorito, el británico Mo Farah.

Recuperando una práctica que convirtió en leyenda el etíope Abebe Bikila -quien con sus pies desnudos ganó el maratón olímpico de Roma 1960-, el adolescente yemení decidió prescindir de zapatillas en uno de los momentos más importantes de su aún corta carrera.

No le fue bien: Al-Qwabani terminó último en su serie, en la que completó los cinco kilómetros empleando casi tres minutos más que el grupo de cabeza, e incluso estuvo a punto de caerse en una de las ocasiones en las que fue doblado por el pelotón de líderes.

Pese a todo, su atrevimiento se ganó el corazón del público y la atracción de los periodistas, que acudieron a la zona mixta para preguntarle la razón de su aparente fobia al calzado deportivo.

“Empecé a entrenarme hace un año, y me encanta correr descalzo, es una gran sensación la de tocar el suelo”, señaló Al-Qwabani a los periodistas chinos de la agencia Xinhua, que buscaron a toda prisa a alguien que les pudiera hacer de intérpretes de árabe para hablar con el inesperado protagonista, y acabaron entendiéndose con él usando el traductor del teléfono celular.

Al-Qwabani es el único representante de Yemen -un país que atraviesa un grave conflicto- en el Mundial de Pekín, y pese a su juventud ya es campeón nacional de los 5.000 metros, aunque contó que su verdadero objetivo en la vida es estudiar medicina para “poder ayudar a otros”.