Diack dolido por los escándalos de dopaje

Agencia EFE

El senegalés Lamine Diack, que el 31 de agosto entregará la presidencia de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) al británico Sebastian Coe, destacó hoy que deja el cargo dolido por los escándalos de dopaje que este año han sacudido el deporte, pero convencido de dejar un buen legado.

“Me han afectado personalmente”, señaló Diack en la que posiblemente será su última rueda de prensa como máximo responsable del atletismo mundial, un cargo que ha ostentado durante 16 años, al término del 50 congreso de la IAAF, celebrado en Pekín.