Deseo y determinación pedalearán juntos en la Ruta 2015

Tan solo 15 días separan a los valientes de la Ruta

La  edición  número   23  de la  Ruta  de  los  Conquistadores  tendrá  un  valor  agregado  para  el  estratega de   la  Selección  Nacional   Ciclismo de  montaña  Andrés  Brenes , quien  no  dudo  en  reconocer que  la  presente  edición  será un  reto diferente  al  que  ya  hace  años no  se  realizaba.

Donde  lo complejo  y  exigente  que se manifestaba  en  ediciones de  4  días  de  una  de las  carreras  más  duras  del  mundo  volvió   a sobresalir  en esta edición  de la  Ruta,  la  cual  Roman Urbina padre  de la  misma  ha tomado  el  tiempo  de  entrenar  con  sus  participantes de  este  año.

Por  lo  que  Brenes   resumió  la  carrera  en   pocas  palabras  las cuales   fueron  “topografía  y gradiente bastante  fuerte” debido  a lo complicado  de  la jornada la cual  desde  su  inicio  en  el sector  del  pacifico  costarricense  llevará  al  máximo  a élites   y  corredores  no  profesionales .

Así que  detallaremos de manera muy  breve  los días   de carrera la cual inicia  a partir  del  día  5 , 6  y 7  de noviembre   finalizando en la región  Caribe de nuestro  país. Comprendiendo  climas, y  diversos tipos  de suelo  los cuales no  serán  de ninguna manera sencillos.

Día  1: Playa  Herradura –  UTN

El  día más  temido  sobretodo por la  ilusión de iniciar una  carrera  con  paisajes  hermosos, en  un  país  que a pesar de ser muy  pequeño está  plagado  de  flora y  fauna. Es  un  día  en  el  que  por lo  general  se  determinaba el  ganador  de la  Ruta.

Por lo que  lo complicado inicia pasadas  las  6:00 am  cuando  luego  de  una salida  emocionante,  se  toma rumbo al  Parque  Nacional Carara,  el cual siempre  es  popular  por  su barro  rojo  y  constantes  quebradas  lo  cual  apunta  a  caminar  por  lo  que dentro  del mismo  se podrían  llegar  a  estar  un  par  de  horas.

Luego  se  toma  rumbo  al  popular  playón  el  cual  da  señas  de  civilización, para  retomar la  aventura  sobre  pedales. Ahora  si  pasando  localidades  como:  San Pedro de Turrubares , Escobal  en  busca  de la  Universidad Técnica  con  sede  en  Atenas por  lo  que  hay  que  pensar bien  como administrar las  fuerzas  ya que el día  dos  aún  no  ha  empezado.

Día  2 :  Universidad  Técnica  Nacional –  Tejar  del  Guarco  Cartago

Con  una  etapa  de   85  kilómetros  de  pura  adrenalina se empezará la  jornada  que muy  posiblemente  defina  al  ganador  del 2015  de  la  Ruta  de los  Conquistadores,  con  temperaturas  elevadas  desde  el  inicio ,  para  buscar  luego  un poco más  de  altura  hasta  las montañas  brumosas.

En  un  segundo  día  muy  bien  elaborado  con  una  pendiente  de  verdad  pesada,  donde  por tramos  la  mejor  idea sería  caminar para  descansar y  hidratarse  y comer , recorriendo  lugares como: el  Rodeo,  Palmichal de  Acosta,  Caragral,  Altavista y  Copalchí  para  luego  arribar  a  Tejar.

Por  lo  que  pedaleo constante,  combinado  con  buena  alimentación  sobre la  bicicleta le podrían  ahorrar  un  poco  de  calambres los  cuales  no  están exentos  de aparecer,  producto  del  desgaste. Esto sin  olvidar que  luego  del  cierre  de  está  etapa está  cerca  de su objetivo concluir la Ruta.

Día 3 : Siquirres- Playa  Bonita

Hasta  que  por  fin  felicidades Conquistadores  tanta  preparación  y  sacrificio  dio  sus frutos, nadie sabe  lo  que  es  y  hablar  es fácil, pero  completar  la  Ruta  de los Conquistadores es una  verdadera  hazaña.Tan  solo   65  kilómetros nos  separan  de  un  triunfo  personal  que pocos  pueden  describir.

Puentes  humedad  y  una emoción  gigantescas  empapan  nuestros cascos y  uniformes pensando  en  como llegar  a Playa  Bonita  de  manera  rápida. Pero  la  mejor  manera  es  esperar  ver  las olas  del  poderoso  Mar Caribe  abrazando  nuestras costas.

No  es  un  título por  educación, ni mucho menos pero  es una  receta  clara  de demostrarse  que si se puede, que  los límites los  pone  el que  va   dando cada  pedalazo  respirando  libertad luego  de  una  dura  preparación  para lograr  una meta.