Costa Rica se trae el título Centroamericano

 

 

 

El fútbol para ciegos, fútbol 5 o fútbol sonoro, es una práctica deportiva que constituye una modalidad del fútbol 5 adaptado para personas amblíopes y no videntes, en el que participan también personas videntes.

Es considerado deporte paralímpico desde 1996. Se utiliza una pelota sonora y cada equipo se integra con cuatro personas ciegas o con disminución visual severa -que deben jugar con cubreojos- y un arquero vidente que también debe orientar a los jugadores no videntes, completándose con un “llamador” ubicado detrás del arco contrario y las indicaciones orientativas del director técnico.

 Se aplican las reglas de la FIFA, con las adaptaciones establecidas por la IBSA (Federación Internacional de Deportes para Ciegos). Se utilizan tres clasificaciones para garantizar la paridad entre los competidores (B1, B2 y B3).

B1: Sin percepción de luz a percepción de luz pero inhabilidad para reconocer la forma de una mano.

B2: Capaz de reconocer la forma de una mano hasta una agudeza visual de 2/60 o un campo visual de menos de 5 grados.

B3: Parcialmente ciega; agudeza visual desde 2/60 a 6/60 o un campo visual desde 5 a 20 grados

Varones y mujeres compiten separadamente.

Colaboración Olman Mora Bermúdez

Prensa Comité Olímpico Nacional de Costa Rica