Caída y abandono de Gilbert

AFP

Víctima de una espectacular caída en el descenso del Col de Portet d’Aspet, el belga Philippe Gilbert tuvo que retirarse tras haber completado la 16ª etapa del Tour de Francia, con llegada en Bagnères-de-Luchon, anunció este martes su equipo, Quick Step.

“Desafortunadamente los nuevos exámenes en el hospital de Toulouse revelaron que Philippe Gilbert sufre una fractura de la rótula izquierda, lo que pone fin a sus esperanzas de continuar en el Tour de Francia”, señaló el Quick Step.

Gilbert ganó el premio de la combatividad de la 16ª etapa tras haber superado el Col de Portet-d’Aspet en solitario, al frente de la carrera.

“Fue mi culpa, un error de trayectoria. Mi freno delantero estaba un poco demasiado abierto, es mi fallo. Aterricé en las piedras y pensaba que estaba hecho añicos, roto por todos los lados. Finalmente he salido bien”, señaló tras la etapa.

El campeón del mundo en 2012, de 36 años, pudo seguir la carrera con varios arañazos, pocos minutos después. Terminó la etapa a más de 30 minutos del vencedor, su compañero francés Julian Alaphilippe.

Gilbert se había escapado a 73 km de la meta. Perdió el control de la bicicleta en una curva en el descenso, a unos 58 km de la llegada, chocando contra un pequeño muro y cayendo fuera de la carretera con la cabeza hacia adelante.

Tras hacer un gesto con el pulgar para decir que estaba bien, retomó la bicicleta, pidiendo ayuda después para tratar una herida en el codo izquierdo por los servicios médicos de la carrera.

El descenso del d’Aspet, por su vertiente oeste, ha sido a menudo escenario de caídas, siendo la más grave la del italiano Fabio Casartelli, que encontró la muerte en el Tour de 1995.