Caferin comandará UEFA hasta Congreso en 2019

GIVANAgencia PL

El esloveno Aleksander Ceferin se convirtió hoy en el séptimo presidente de la Asociación Europea de Fútbol (UEFA) tras su elección en el Congreso Extraordinario de la organización celebrado aquí.

Ceferin obtuvo 42 votos frente a 13 del holandés Michel Van Van Praag en la primera votación celebrada en el hotel Grand Resort Lagonissi ateniense, donde se reunieron las 55 asociaciones miembros de la UEFA.

El nuevo presidente estará en el cargo al menos hasta el Congreso de 2019 y relevará en el cargo al francés Michel Platini, quien dirigía la UEFA desde 2007 y se vio obligado a dejar el puesto por incumplir el Código Ético.

Platini, que había sido elegido para un tercer mandato el 24 de marzo de 2015, fue sancionado inicialmente durante ocho años el pasado octubre, pero su castigo se redujo a seis y finalmente a cuatro por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

Tras ser electo, Ceferin afirmó que la seguridad en los estadios, la lucha contra el racismo y un tratamiento justo en el reparto financiero serán algunas de sus prioridades durante su mandato.

El fair play financiero tiene que aplicarse con más firmeza, porque la brecha entre ricos y pobres es cada vez mayor, declaró durante una rueda de prensa el flamante mandatario, de 48 años.

Entre otros proyectos para su mandato figura mejorar la transparencia de la UEFA y limitar los mandatos del presidente y de los miembros del Ejecutivo.

Hay muchas cosas que deben hacerse, una es limitar las presidencias y los mandatos de los miembros del Ejecutivo. La segunda es que solo miembros activos de asociaciones nacionales puedan convertirse en integrantes de éste, explicó.

Según las propias palabras del jurista de profesión, su candidatura al frente de la UEFA había sido promovida por las Federaciones escandinavas.

Después de lo que pasó con Michel Platini, los escandinavos me llamaron para decirme que pensaban que yo sería el candidato ideal, confió recientemente al diario esloveno Delo.

Ceferin afirma ser partidario de una Eurocopa de 24 naciones estrenada este año, pero que no es apoyada de forma unánime, y deploró la reforma de la Liga de Campeones que garantiza cuatro plazas a Alemania, Inglaterra, España e Italia, aunque añadió que no podrá cambiarla.