Burgos la ruta de ciclismo del termómetro

Agencia EFE

Nunca la Vuelta a Burgos había levantado tanta expectación como este año. Con el ciclismo parado desde el mes de marzo, la competición regresará el próximo 28 de julio con una Vuelta a Burgos en la que todo el mundo quiere estar. “Nos van a mirar desde todos los lados”.

Esas han sido las palabras de Marcos Moral, director de la carrera, quien reconoce que “reza” todo lo que sabe, aunque está convencido de que todo saldrá bien. Todos los detalles están ya preparados “con ilusión mucha responsabiidad”, para que la carrera de cuatro días aglutine los focos del ciclismo mundial.

Estricto protocolo sanitario

“La Vuelta a Burgos siempre establece un plan de riesgos laborales y de emergencias, pero este año se añade el de contingencias, con medidas preventivas por el Covid-19, un documento que estamos revisando por estará vivo hasta el momento de la carrera”.

Por eso, todos los equipos y corredores deberán llegar con los controles de la Covid-19 hechos, habrá un sistema de aislamiento para las salidas y las llegadas, los corredores acudirán al control de firmas con mascarilla y se controlará el aforo, las distancias de seguridad y la protección de todo el mundo.

Además, los corredores deberán desalojar sus bidones en zonas concretas, evitando así que los tiren en zonas donde habitualmente los aficionados se dedican a recogerlos.

Con todas estas medidas arrancará la edición más particular de esta carrera, que será retransmitida por más de 15 cadenas de televisión y para la que han solicitado plaza 36 equipos, aunque finalmente solo podrán estar 22.

“Solicitamos a los equipos renunciar a los fijos económicos y con ese dinero invitar a más equipos, pagándoles los hoteles. Lo que ahorrábamos por un lado lo invertimos en otro”, explicó Moral.

“Una enorme responsabilidad”

“El criterio fue incluir primero a los españoles, el segundo criterio la fidelidad de los conjuntos habituales y luego los del World Tour, que debían ser 14 por reglamento UCI”, indicó.

“Unos nos mirarán con ilusión, otros con ojos críticos… Tenemos una enorme responsablidad”, ha declarado el director, quien ha agradecido, por último, el apoyo de Unipublic, la empresa que organiza la Vuelta, y de Televisión Española, para poder poner en marcha la ronda burgalesa.

[email protected]