Bottas quiere firmar una buena temporada

AFP

El finlandés Valtteri Bottas llega al GP de España este fin de semana con un punto de ventaja en cabeza del Mundial de F1 sobre su compañero británico de Mercedes Lewis Hamilton, mostrando desde el inicio de la temporada una verdadera “sisu” tras su mala temporada 2018.

En su país nórdico, la “sisu” es un auténtico estado de ánimo nacional, que se traduce por coraje, tenacidad y capacidad para sobreponerse a la adversidad.

Desestabilizado al término de su campaña en blanco el año pasado, muchos creían que tenía los días contados en la escudería alemana y su lugar se veía ya ‘adjudicado’ al francés Esteban Ocon, piloto reserva del equipo.

Pero en cuatro Grandes Premios, Bottas, de 29 años, ha acallado a los críticos con dos victorias, dos segundas plazas detrás de Lewis Hamilton y una vuelta rápida en Australia, que le dan ese pequeño punto de ventaja en el campeonato.

Se beneficia del dominio incontestable de las flechas plateadas, que se ha traducido por cuatro dobletes en sendas carreras.

Por detrás, Ferrari debe conformarse con las migajas. El alemán Sebastian Vettel está en la tercera posición, pero a 35 puntos del líder y su compañero de escudería Charles Leclerc está a 40.

El jefe de Ferrari, Louis Camilleri, afirmó el martes que la Scuderia sigue siendo un “competidor creíble” por el título, cuando faltan 17 carreras por disputarse en el calendario, pero admite que las primeras carreras “claramente no respondieron a nuestras expectativas”.

La llegada de la F1 a Europa tras los GP de Australia, Baréin, China y Azerbaiyán revisten para Ferrari aspectos de casi última oportunidad para no ver a los Mercedes escaparse irremediablemente.

Esta escudería introducirá en este fin de semana una primera evolución de su motor, dos carreras antes de lo previsto.

Para Toto Wolff, jefe de la escudería alemana, los resultados registrados hasta ahora son “demasiado buenos” y no “reflejan el equilibrio de fuerzas de la temporada hasta ahora”.

El pasado año en España, sus pilotos habían logrado un doblete con Hamilton por delante de Bottas, sin que Vettel pudiera hacer más que un 4º puesto, un mal augurio para Ferrari.

– Tarjetas amarillas y rojas –

Lo que Toto Wolff teme sobre todo, es una reedición de la temporada 2016 cuando sus dos pilotos Lewis Hamilton y Nico Rosberg, se enfrentaron hasta eliminarse mutuamente en carrera, precisamente en Montmeló.

Rosberg, que también es finlandés por parte de padre, el excampeón del mundo Keke Rosberg, ganó finalmente el campeonato antes de anunciar su retirada sorpresa al final de la temporada, mentalmente agotado.

“Nuestro equipo es muy sólido y no dejaremos que se deteriore la relación entre nuestros pilotos hasta el punto de que tenga un impacto negativo. Si ese fuera el caso, después de Nico y Lewis, nos aseguraríamos de aplicar un sistema de tarjetas amarillas y rojas. Pero estamos lejos de eso”, dijo Wolff en una entrevista con la web oficial de la F1.

Pero, Lewis Hamilton, de 34 años, cinco veces campeón del mundo con 75 victorias en Grandes Premios por sólo 5 de Bottas, es el rey de los “mind games”, esas maniobras que desestabilizan a la competencia, empezando por su compañero. Lo demostró al inicio de su carrera en McLaren con Fernando Alonso y después con Nico Rosberg en Mercedes.

Bottas por ahora mantiene un perfil bajo, afirmando que el bien del equipo es más importante que sus ambiciones de ser campeón del mundo por primera vez.

Pero, preguntado tras su victoria hace dos semanas en Bakú sobre su respuesta a eventuales órdenes de su escudería para dejar pasar a Hamilton –las famosas “team orders” que siembran la discordia en Ferrari entre Vettel y Leclerc desde principios de la temporada– subrayó que por ahora no hay; una forma de esquivar la pregunta.