Atletismo Ruso sigue fuera de acción

Garrochistas rusos se preparan antes de competir en el Gran Premio Ruso de campo y pista en Moscú el viermnes, 22 de enero del 2016. (Foto AP/Ivan Sekretarev)

AFP La Federación Internacional de Atletismo (IAAF) decidió este martes en Mónaco mantener la suspensión de Rusia, en vigor desde hace 3 años tras la revelación de un amplio escándalo de dopaje, pese a la reciente mando tendida por parte de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

La IAAF, última institución que sanciona a Rusia, eligió una línea dura, y la bandera rusa sigue sin aparecer en las competiciones internacionales desde los Mundiales de Pekín en 2015.

Cada vez más atletas rusos son autorizados a competir bajo bandera neutral. En los campeonatos de Europa de Berlín en agosto eran 72.

La IAAF requiere todavía dos condiciones antes de la reintegración de la Federación rusa de atletismo (RUSAF): el acceso a los datos del laboratorio antidopaje de Moscú, escenario de un fraude masivo entre 2011 y 2015, y el pago por parte de Rusia de los costes generados por el tratamiento del escándalo ruso.

A puerta cerrada en un salón del hotel Méridien de Mónaco, a la orilla de la playa del Larvotto, el voto de los 27 miembros del consejo de la Consejo de la IAAF siguió las recomendaciones de la ‘Task Force’, dedicada a la evaluación de los progresos rusos en materia de lucha antidopaje.

– Al revés que la AMA –


Por novena vez desde noviembre de 2015, al comienzo de las revelaciones sobre un tentacular sistema de dopaje institucional, Rusia vio prolongada su suspensión. Pero este martes el atletismo ruso parecía cerca de un retorno tras la reintegración en septiembre de la Agencia Rusa Antidopaje (Rusada) por la AMA, que había exigido medidas parecidas a las de la IAAF para un retorno ruso.

“La AIU (Unidad por la integridad del atletismo) debe confirmarnos que ha recibido todos los datos y las muestras que necesita” antes de reintegrar a Rusia, precisó Rune Andersen, que dirige la ‘Task Force’. Todo lo contrario que la AMA, que da a Rusia hasta el 31 de diciembre para facilitarle los datos.

Precisamente la AMA visitará de nuevo Moscú el 10 de diciembre para realizar una auditoría, anunció este martes la vicepresidenta de la Rusada, Margarita Pakhnotskaia.

La IAAF también pide el pago de los costes generados por el tratamiento del escándalo, como el funcionamiento de la ‘Task Force’, los gastos relacionados con el caso que se deben defender ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) etc. Rusia prometió que pagará pero todavía no ha llegado el dinero, precisó Andersen.

“La ‘Task Force’ espera que la RUSAF y las autoridades rusas tomen lo antes posible todas las disposiciones necesarias, una detrás de otra, para cumplir estas dos condiciones”, indicando que su unidad estaba “lista para reunirse para recomendar un regreso de Rusia en cuanto se cumplan las condiciones”.

“No estoy sorprendido, aunque teníamos esperanzas, porque la RUSAF ha hecho un trabajo enorme”, reaccionó el presidente de la Federación Rusa Dmitri Chliajtin, citado por Interfax, precisando que negocia con la IAAF la manera de pagar sus deudas y los plazos.

– “Debemos avanzar” –

La AMA fue vivamente criticada por haber tomado una decisión “política”, tildada de permisiva. “Nosotros trabajamos estrechamente con la AMA y otras organizaciones, pero al final la decisión de saber si es buen momento para reintegrar a una federación (…) es cosa del Consejo de la IAAF, dijo el presidente de la IAAF, Sebastian Coe.

Como la AMA anteriormente, la IAAF obvió una de las condiciones que había exigido desde hace meses: el reconocimiento por parte de Rusia de la implicación del Estado y de los servicios secretos (FSB) en el sistema de dopaje, conformándose con una confesión a través de eufemismos.

“Nos habría gustado que Rusia reconociera claramente las conclusiones del informe McLaren (…) pero debemos avanzar y trabajar sobre lo que nos parece lo más importante, el acceso a los datos y las muestras”, admitió Andersen al margen de la rueda de prensa.

Horas antes, la IAAF anunció que Budapest organizaría los Mundiales de 2023, tras Doha (Catar) en 2019 y Eugene (Estados Unidos) en 2021.

Por la noche, en el glamuroso Grimaldi Forum, se celebró la gala anual de la IAAF en la que se eligió a la colombiana Caterine Ibargüen y al keniano Eliud Kipchoge como los mejores atletas de 2018.