Andrey y su equipo suman cuarto título por equipos en el Tour de Francia

Tour de France 2019

El Tour de Francia 2019 llegó a su fin este domingo con el triunfo del jovencísimo colombiano Egan Bernal (INS) en la general, por delante de Geraint Thomas (INS, 2º) y Steven Kruijswijk (TJV, 3º), después de un prestigioso sprint de los Campos Elíseos (128 km) donde se impuso el australiano Caleb Ewan (LTS).

Movistar Team completó su 37ª participación en la gran ronda francesa con el buen sabor de boca de subir al podio final de París -vencedores de la clasificación por escuadras por sexta vez, cuarta en cinco años- y llevarse un triunfo de etapa -Nairo Quintana, en Valloire-. Al mismo tiempo, el arrojo y constancia de los azules en la montaña no se vieron premiados con un mejor resultado en la general que el 6º puesto obtenido por Mikel Landa, en todo momento con los mejores escaladores de la carrera pero lastrado por las contrarreloj y, en especial, una caída camino de Albi (10ª etapa) que le hizo perder unos decisivos dos minutos y nueve segundos.

El conjunto de Eusebio Unzué, que con su visita al nocturno cajón parisino encadena cuatro triunfos por equipos consecutivos en Grandes Vueltas (desde el Tour 2018), contó igualmente con una destacada aportación colectiva de la mano de Andrey Amador, Marc Soler, Nelson Oliveira, Imanol Erviti y el debutante Carlos Verona, todos ellos presentes hasta el final de una carrera donde Alejandro Valverde concluyó en el top-ten a nueve meses de cumplir los 40 años.

EL BALANCE de Eusebio Unzué (completo, hombre por hombre, aquí):

“Llegamos muy ilusionados a este Tour, y ya desde la primera etapa de montaña el equipo mostró la gran actitud que iba a tener durante toda la carrera, particularmente en su terreno. En La Planche des Belles Filles entendimos que Mikel se encontraba realmente bien y que podría estar en el grupo de los mejores. Por desgracia, tras el Macizo Central ocurrió lo nunca deseable: esa caída que le hizo perder 2’10”, y le apartó de poder pelear con los cinco mejores corredores de este Tour en las mismas condiciones. La desventaja de aquel día, junto con lo perdido en las cronos, nos hizo entrar en Pirineos obligados a plantear una carrera muy atacante con la que intentar darle la vuelta a la situación.

En el Tourmalet reconfirmamos que Mikel estaba a la altura de los mejores, aunque no fuese superior a ellos, y en Prat d’Albis, con gran apoyo del equipo todo el día -sobre todo con Marc y Andrey tras Péguère-, Mikel nos hizo concebir la posibilidad de recortar, al menos, parte de esas diferencias. Así llegamos a la última semana, sabiendo que estaba a la altura, pero que esos márgenes no le permitían luchar con sus rivales en igualdad de situación.

Foto y Prensa

Cortesía Movistar